Jun 25

Mateo llegó a mi casa porque su primera dueña no lo podía tener con ella. Era un cachorro de raza indeterminada, parecía labrador pero su mamá era boxer. Vivió con mi familia varios años, hasta que murió el jueves 23 de Junio de 2005.
Mateo de noche
¿Qué puede decir uno acerca de su mascota? Yo lo quería mucho, y creo que él a mí también.
Nos acompañaba a las caminatas nocturnas, le encantaba la cerveza (sobre todo la espuma), era el eterno enamorado de las perras del barrio; así que por lo menos puedo decir que disfrutó mucho su vida.
Es el único perro que he conocido que no le temía al ruido de la pólvora, por el contrario le encantaba! Brincaba, le ladraba al humo, jugaba con los “volcanes” apagados y era el más aburrido de todos cuando se acababa.
Mateo esperando su desayuno
Todas las mañanas religiosamente esperaba que compartiera mi desayuno con él, y luego salía a despedirme cuando me subía al carro… y hace años, cuando no tenía y me tocaba caminar para tomar el bus… el iba conmigo y aprovechaba para hacer su recorrido matinal: buscar camorra con otros perros, marcar su territorio y comer sus maticas para la digestión. Recuerdo que varias veces salía corriendo detrás del bus en el que me subía como diciendo: “porqué te vas si la estamos pasando tan bueno!
Mateo posando en el prado
Mateo era un survivor. No se le arrugaba a la hora de pelear con perros mucho más grandes que él, inclusive contra jaurías completas. Nunca lo vi perder, aunque si lo vi herido. Sufrió varias enfermedades, inclusive una que lo dejó ciego, pero nunca perdió su alegría y su cariño por la familia.
Me hace mucha falta. Ojalá esté feliz y tranquilo. R.I.P Mateo.
Mateo esperando su desayuno

written by Saudade

Jun 16

Bueno, hoy cumplo 27 años.

A mí nunca me han gustado los cumpleaños. No sé como hay gente que cuenta los días para que llegue esa fecha y celebrarla; y arman fiesta y llegan todos sus amigos y es el acontecimiento.
Los días de mi cumpleaños no son particularmente especiales, besos de toda la familia, llamadas inesperadas, llamadas que nunca llegan, una comida, ponqué, fotos y ya. Y más si es un jueves, como hoy.

Debe ser porque siempre he pensado que la amenaza es más fuerte que la realización de la amenaza, como en el ajedrez, entonces hacerse mucha expectativa sobre algo es dañar el encanto cuando eso ocurra. Normalmente es mucho más interesante lo que piensa que va a acurrir que lo que realmente ocurre.

Pero se siente raro, debe ser porque cuando era niño veía los 25 años como la edad cuando uno ya es un completo adulto, un señor diría yo; y si pienso como soy ahora, pues me da risa porque de señor nada… y ya tengo 27.

Hace un tiempo vi una camiseta que decía algo así como: “no tengo 60 años, tengo 18 años con 40 de experiencia!”, y me parece que describe cómo me siento, igual que siempre, sólo que sé más cosas que antes, pero eso no quiere decir que sea más sabio. Cometo muchos errores, algunos que no hacía antes y otros si de la vieja cosecha.

Y ahora tengo 27.

A mi edad Alejandro Magno ya había conquistado el mundo, Julio César empezado su carrera política, Evariste Galois estaba muerto pero después de haber hecho lo que hizo. Hay mucha gente que no llega a mi edad. ¿Porque yo si y ellos no? ¿Vale la pena lo que he hecho?

written by Saudade

807813 pages viewed, 461 today
368262 visits, 85 today
FireStats icon Powered by FireStats
%d bloggers like this: