Apr 30

Estaba almorzando con Luna y Damn, burlándonos de todo el mundo, riéndonos mucho pero respetado el pacto de no mencionar el cuento de las “Tripas” (ver anterior post) aunque todos sabíamos que inevitablemente pensaríamos en él en algún momento.

El restaurante estaba casi vacío, y yo corté un trozo de… no me acuerdo si era carne o chorizo (era una bandeja paisa) lo pinché con el tenedor y me lo metí en la boca, preciso cuando estaban diciendo algo muy chistoso. Han notado que cuando uno se va a reír, aspira primero para tener aire para la carcajada? Bueno, yo me dí cuenta en ese momento, porque al aspirar, el trozo de comida que tenía en la boca se me fue a la garganta y me atoré.

Al principio estaba atorado pero al mismo tiempo tratando de reírme así que no le dí importancia, luego traté de toser para volver a la normalidad, pero no podía ni toser, ni tampoco respirar. En ese momento tuve la primera punzada de pánico, pero con un parpadeo la deseché; mi principal preocupación era que ya llevaba 10 segundos tratando de toser para aliviarme y mis compañeros de mesa ya habían terminado de reírse y la verdad me daba pena esa escena en la mesa.

Pero no podía toser, en su lugar tenía como un silvido muy agudo con ritmo como de hipo que no podía controlar, trataba de respirar y que me entrara aire pero no entraba. Me calmé a pesar de que no podía controlar el hipo, y a pesar de que ese hipo era extraño, no entraba aire y no sé si salía, pero todo mi cuerpo desesperado trataba de que entrara aire por ese pequeño tubo que uno tiene en el cuello y que en ese momento estaba tapado.

Miré a mis amigos a ver si ellos notaban algo, pero me miraban como si les estuviera gastando una broma, mientras que me daba cuenta que la cosa ya iba en serio y no podía respirar. Me encorvé en el asiento y me di un golpe en el pecho pero nada, todo seguía igual, el hipo con el silvido extraño y el aire sin entrar.

Ahí me paré del asiento y tumbe la silla, mientras hacía la señal universal de “me estoy ahogando”, ambas manos al cuello y la mirada con interrogación, diciéndoles con los ojos que hicieran algo por mí. Ambos me miraban con cara de “qué hago?”, y en la mente me destellaba la maniobra de Heimlich.

Me decía, tranquilo, calma, lo primero es mantener la calma. En mis épocas estúpidas de practicante de apnea con hiperventilación, lograba estar boca abajo dentro de la piscina con las piernas dobladas sobre el borde 2 minutos, y si me relajaba completamente y había tenido unos buenos 10 minutos de hiperventilación previa, hasta 2:40. Creo que mi record personal rozó los tres minutos. Si, si, ya se que fui un completo imbécil y que estoy viviendo horas extra, pero bueh, todos tenemos algo en la vida de lo que nos salvamos a pesar de nosotros mismos.

Pero esto se me venía a la mente mientras pensaba: estos pacientes no saben hacer la maniobra de Heimlich el restaurante está vacío si quedo inconsciente en 5 minutos estoy muerto una ambulancia demora la vida en venir aca literalmente la vida se me esta yendo que forma tan triste de morir pero todas las formas de morir son tristes no no todas morir tranquilo debe ser bueno pero no morir ahogado con un pedazo de chorizo si Tycho Brahe murió por aguantar una orinada porque no voy a morir yo así que se debe sentir morir ahogado sera que en cinco minutos dejo de existir y nunca fui a mongolia nunca hice la ruta de alejandro magno pero que estupidez esos son sueños de niño que todo el mundo tiene pero se casa y tiene hijos y compra casa y ya nunca puede hacerlos pero bueno me voy a calmar yo se que si me calmo y les muestro como se hace la maniobra de heimlich ellos me la pueden hacer a mi tengo 3 minutos de aire para calmarme lo primero es controlarme y dejar de intentar toser y parar este hipo ya.

El problema es que el hipo y el intento de toser y la desesperación de respirar son cosas que no se pueden controlar, deben ser un reflejo. En ese momento, se paró Damn de su asiento, se pudo detrás mío y al intentar hacer algo por mí, me doblé un poco y en ese momento pude respirar de nuevo. Respiré profundo como sólo alguien que estuve a punto de ahogarse puede, tomé un poco de agua pero la garganta me dolía como si me hubiera bajado un gato en reversa.

Por favor, aprendan cómo hacer la Maniobra de Heimlich.

written by Saudade

Apr 23

La semana pasada estaba almorzando con Luna (Pulse), y hablando de muchas cosas le dije que eso me recordaba cierto cuento que había leído alguna vez y que me había dejado maluco y enfermo por varios días.

Yo he leído MUCHAS cosas, y entre todo eso hay páginas que me hubiera gustado no haber leído nunca, cosas que se metieron en mi disco duro. El problema de tener una memoria de elefante es que nunca se olvida.

Y por más que uno intente olvidarlo, no puede por ese mismo hecho. Por ejemplo, si yo les pido que por cinco minutos a partir de ahora no piensen en los elefantes rosados, por el mismo hecho de tratar de no pensar en eso les va a ser imposible dejar de pensar en eso.

Para no alargar el asunto, el cuento se llama “Tripas”, o “Guts” y fue escrito por Chuck Palahniuk, el mismo de “El Club de la Pelea”. Para los perezosos
aquí está la versión en español
. Si quieren la versión en inglés, pues ya conocen al amigo Google.

Una recomendación: NO LO LEAN. Si, leyeron bien no lo lean. ustedes pueden vivir sin eso, en cambio si lo leen ya no se les borrará de la mente, y durarán enfermos, como yo lo estuve por unos dias.

No digan que no se les advirtió.

Algunos comentarios de amigos que lo han leído:

  • Me quiero morir
  • Creo tener cólicos menstruales…. y soy HOMBRE
  • yo no quiero saber nada al respecto, tengo tenso el estomago…….
  • podia vivir sin ese conocimiento
  • no tengo emoticonos suficientes para expresar mi dolor
  • solo kiero morirme un ratico
  • a mi l unico que me calma un toque,e s pensar, que esa historia se la invento alguna dañado y que no es cierto. Pensar que es verdad me parece unberable.
  • marik…. me duele todoooooo

Bueno, recuerden que lo leen BAJO SU RESPONSABILIDAD

written by Saudade

Apr 20

Tengo una gran frustración.

No se silvar duro, o chiflar que llaman.

Mi papá lo hace y se escucha buenísimo, varias veces he visto como esa habilidad es muy útil en determinadas situaciones. Por ejemplo, suponga que es día de parcial a las 7:00 a.m. y se está parado esperando el bus, está lloviendo y el único Blanco y Negro ruta 1 que ha visto en los últimos 15 minutos y que ya le estaba sacando la mano para pararlo acaba de cambiarse al otro carril porque el Alameda ruta 4 que estaba adelante de él se quedó quieto demasiado tiempo.

¿Qué haría yo en esa situación? Pegar un lánguido grito: “eeeeeeh” y tratar de correr a ver si el bus me ve o para. Obviamente no para.

¿Qué haría una persona que sabe chiflar? Pues chifla, y el bus para instant cast. Problema solucionado.

Ah, pero no es cualquier clase de chiflada, taxonómicamente hablando se conocen dos tipos: digital o labial. Dícese de la digital aquella en la que es indispensable para la producción del agudo sonido la utilización de un par de dedos (normalmente pulgar e índice) en la boca, esa no me gusta, porque imagínense la situación que les acabo de contar, tienen maleta y libros en una mano y la plata del bus en la otra entonces como tenaz acomodarse para dejar una mano libre.

No señores, la chiflada de verdad se hace sólo con la boca, sin aditamentos externos.

No sé si hay algo en la configuración de mi boca-lengua-labios pero por más que lo intento NO PUEDO, y es una de mis grandes frustraciones. ¿Porqué en el colegio no le enseñan a uno esa clase de cosas, que sirvan para algo en la vida?

written by Saudade

Apr 16

Reflexión mientras me ducho y leo los envases de champú:

Cómo no van a ser intensas, por el amor de Dios, sería imposible que no fueran intensas, si todos los días se echan en la cabeza cosas que dicen: “Castaños INTENSOS”, “Negros INTENSOS”, etc…

¿Será una conspiración por parte de los fabricantes?

written by Saudade

Apr 13

Mi mente y mi cuerpo me lo han tratado de decir muchas veces.

Ahora parece que están tomando medidas más drásticas respecto a mi sueño para ver si las tomo en consideración. Vean aquí la historia:

Normalmente yo no tengo problemas para levantarme por la mañana, incluso muchas veces me ha pasado que me despierto y como a los dos minutos suena mi despertador que es mi celular. Tengo la costumbre (que parece que es universal), de poner el despertador 5 o 10 minutos antes para tener el enorme placer de apagarlo y dormir esos cinco minuticos de más.

A veces me ha pasado, como al resto de la humanidad, que apago el despertador con la intención de arruncharme un poquitín más y luego cuando vuelva a sonar si levantarme en serio, pero me quedo dormido profundamente y me despierto una hora después. Invito un par de cervezas a quien no le haya pasado nunca.

El caso es que esta mañana tenía pico y placa, entonces debía levantarme más temprano aun para ir a trabajar, y todo el dia anterior rumiaba la idea de llegar después de las 10 am y no antes de las siete como sería el caso. pero ni modo, puse el despertador a las 5:45 y a dormir.

Cuando abrí el ojo eran las 8:35 am y yo con un sentimiento de paz empecé a buscar mi celular para ver que había pasado. El análisis post mortem junto con el interrogatorio a mi familia permitió descubrir que había pasado.

Caso resuelto y cerrado: Dormido, oigase bien, dormido apagué el celular, no simplemente lo pulsé para que dejara de sonar y 5 minutos después volviera, sino que LO APAGUÉ DORMIDO.

Yo creo que me está hablando fuerte y claro, cierto?

written by Saudade

Apr 12

Le Silence de la Mer es una película que no recuerdo cuando la vi, sólo sé que había llegado de madrugada en el Diciembre pasado y me quedé dormido medio prendo pero como a las 7:30 a.m. me desperté y no podía dormir más, aunque tenía sueño.

Me puse en la posición clásica para ver televisión, acostado en el sofá con el gato encima de mi barriga ronroneando y comencé a hacer zapping pero la cosa no prometía nada. En esas en un canal de los tantos que hay vi una joven con expresión dulce pero con mirada fiera, y un soldado alemán en uniforme de la segunda guerra mundial.

Para mí eso es como “muerto, querés misa” dejé el canal a ver que pasaba, pero en la película no salían tanques, ni batallas, ni nada. La historia era de un oficial alemán en la Francia ocupada que vive en una casa donde están un anciano y su nieta. Ellos hacen la resistencia de la única forma que pueden: con la ley del hielo.

No le dirigen la palabra ni la mirada, lo ignoran completamente; pero el oficial cree sinceramente que la guerra fue un desafortunado incidente y que los franceses y alemanes unidos pueden mejorar al mundo.

Todas las noches cuando llega, el oficial entra a la sala donde están el señor y la muchacha y les comienza a hablar, contar cosas de su vida, decirles lo afortunados que son al vivir cerca al mar. Les cuenta cosas de su vida, es músico y sólo es oficial por la pequeña circunstania de estar en guerra.

Como se podrán imaginar, el anciano y la nieta comienzan a apreciarlo un poquito, se dan cuenta que no es el bruto boche que pensaban, pero su orgullo y su nacionalismo le impiden hablarle o por lo menos dirigirle la mirada cuando él les cuenta sus cuitas.

Hasta ahí les cuento, el final es completamente inesperado, duro, bello, triste y le dan a uno ganas de meterse en la película y arreglar la historia. Conseguir esa película es obviamente algo imposible, fue filmada en 1942 creo, incluso la historia de cómo se filmó y produjo es interesante, al ver uno esa película y darse cuenta de que fue filmada precisamente cuando estaban ocurriendo los hechos de los que trata, genial.

Si alguna vez la ven… la escena del piano es la más dramática.

written by Saudade

Apr 10
  • Libros leídos: 4
    1. The Severans, the changed the Roman Empire, Michael Grant: Un relato interesante de la dinastía fundada por Septimio Severo y de cómo el imperio Romano pasó de ser un principate a un dominate
    2. Vespasian, Barbara Levick: una biografía extensiva del primer emperador que no provenía de la familia Julio-Claudia. Me parece muy chistosa la anécdota de cuando estaba muriendo, en su mejor estilo campechano dijo: “Me parece que me estoy convirtiendo en un Dios”
    3. Trajan, Optimus Princeps, Julian Bennet: Trajano fue considerado como el mejor emperador por muchos siglos y realmente fue un duro. Fue como Alejandro Magno solo que murió de viejo…
    4. The Antonines, The Roman Empire in transition, Michael Grant: La vida de Antonino, Marco Aurelio y Comodo. Un relato muy ilustrador de las guerras Marcomannias y Sármatas.
  • Partidas de DotA jugadas: Muchísimas, perdí la cuenta
  • Ping pong jugado: Muchas horas. Los puristas dirán “Tenis de Mesa”, pero lo que yo jugué fue ping pong 🙂
  • Avance de la tesis (objetivo principal de la Semana Santa): Cero, nil, nada, niente, nothing, rien, cero pollito cero huevito.
  • Sentimiento de culpa por no haber avanzado nada en la tesis: Muy poco
  • Lan asistidas: Una, en aluroland
  • Sueños chistosos: Uno. Estaba en un barco, algo así como un crucero, con mi familia y algunos amigos, cuando llegamos a un puerto y yo me bajé del barco mientras lo “parqueaban”.

    En esas llegó como un tsunami o algo así o el barco daba vueltas y vueltas mientras yo pensaba lo mal que deberían estar pasándola los que estaban adentro. Cuando por fin pude verlos, estaban heridos, no de gravedad pero si heridos, y el capitán del barco decía: “tranquilos que a todos los vamos a llevar al hospital y sus familiares pueden cuidarlos todo el tiempo que sea necesario”.

    Para mi lo mas importante de todo ese cuento era que “desafortunadamente” no podría ir a trabajar por estar de enfermero… tenaz no?, así o más desesperado!

written by Saudade

824714 pages viewed, 295 today
374491 visits, 84 today
FireStats icon Powered by FireStats
%d bloggers like this: