Jan 30

Animal

Conducía tranquilamente de mi casa al trabajo y tomé una curva hacia la izquierda. En ese momento veo un Aveo gris parqueado y comenzando a salir en reversa.

Al primer momento ni siquiera le puse cuidado, un carro más en las calles, pero medio segundo después vi que seguía retrocediendo, me pareció un poco imprudente que retrocediera en esa situación porque podría venir alguien por su carril y tendría que frenar bruscamente.

Otro medio segundo después vi que seguía retrocediendo, le pité suavecito como para alertarlo, a veces uno está descuidado y no se fija bien en los espejos, claro que sacar un carro en reversa sin estar concentrado en lo que se hace es buscarle males al cuerpo.

En ese momento el conductor arrancó abruptamente en reversa, invadió mi carril, sólo tuve tiempo de acelerar y mandar mi carro hacia la derecha o si no me hubiera golpeado en mi puerta, ahí sentí el golpe más o menos sobre el guardabarro trasero izquierdo.

Paré el carro unos metros adelante, y del Aveo se baja una señora cuya descripción completa no hago en aras de la amabilidad, pero digamos que era el típico exponente de la barbichona: cara de barbie, cuerpo de lechona.

Pantalón blanco de lycra, blusa escotada, gordos desparramándose por todas las costuras, super maquillada, sandalias de tacón alto, cinturon de material indeterminado muy ancho y con cosas brillantes… es que joder, parece que me lo estuviera inventando no? Parece que estuviera dándole al estereotipo.

La popular moza de traqueto, bueno en realidad era como moza de lavaperro porque estaba como trajinada.

Bueno, volvamos al hecho de que se baja la paciente y me dice a modo de reclamo:

– Ay papi, porqué no te fijasteSSSS

Yo la miré sin darle crédito a mis oídos.

– Pero señora, usted como va a sacar un carro en reversa sin fijarse en quién viene.
– Pero si yo puse la direccional!
– La direccional no es suficiente, usted debía poner las luces de parqueo. Además el poner luces no le da derecho a la vía.
– Pero es que tu venías muy rápido papi!
– No podía venir rápido, señora, porque acabo de girar a la izquierda, además tuve tiempo de pitarle 2 veces al ver sus intenciones.

Quería decirle: “le pité dos veces pero no creí que fuera tan bruta”.

– Ay papi, la próxima vez fíjate bien…
– Bueno, cómo vamos a arreglar, o si quiere llamemos al tránsito, no fue muy fuerte el golpe pero creo que debo pintar esta parte.

En ese momento la tía se fue hacia su carro y abrió la puerta, yo miraba con dolor el golpe al carro (prestado por mi papá) esperando a que la señora llamara al marido, o me diera su teléfono o algo así, cuando escucho un motor arrancar y veo como el Aveo se va.

Si señores, la muy bitch se fue sin decirme nada.

Obviamente la sangre me hirvió y me subí a mi carro a perseguirla, atravesarle el carro y llamar hasta la DEA si era necesario, pero desafortunadamente se pudo volar.

Mañana les pongo las placas de ese carro. Si la llegan a ver, le echan la madre de mi parte, por favor.

Ahora comprenden porqué el tráfico en Cali es una completa mierda?

written by Saudade \\ tags: , , ,

Jan 28

Todo cambia, todo sigue igual, como dice el Eclesiastés: “Hay un tiempo para todo”.

Aquí ya no puedo/debo escribir de muchas cosas, para eso está el otro blog (aquel que nadie conocerá jamás), yo nunca jamás he promocionado este blog y menos entre la gente que conozco, pero ni modo, toca vivir con eso.

Sigo en la búsqueda del método de la productividad personal, llevo ya varios meses con el GTD (Getting Things Done), por ahora lo que más me sirve para muchas cosas es el método de Seinfield, si uno lleva varios días haciendo una cosa (o dejándola de hacer) se van marcando en un calendario con círculos rojos, así uno mentalmente se obliga a seguirla haciendo (o evitándola) sólo por no “romper la cadena”. Me ha servido montones.

Me falta poco para cumplir mi meta en el gym: levantar mi peso corporal en bench press, sentadilla y 1.2 en deadlift.

A veces pienso que no debo reprochar, pero tampoco debo/puedo olvidar.

Me llegará un pedido grande de Amazon, entre lo que viene hay 9 libros, me tocó obligarme a dejar de comprar libros porque iba a salirme el costo del shipping muy caro.

Aquí como que ya no visita ni comenta nadie, ojalá pueda por esta razón recuperar la libertad de escritura.

written by Saudade \\ tags:

Jan 21

Ya lo dijo Marguerite Yourcenar en “Memorias de Adriano”:

En cuanto a los escrúpulos religiosos del gimnosofista, a su repugnancia frente a las carnes sangrientas, me afectarían más si no se me ocurriera preguntarme en qué difiere esencialmente el sufrimiento de la hierba segada del de los carneros degollados, y si nuestro horror ante las bestias asesinadas no se debe sobre todo a que nuestra sensibilidad pertenece al mismo reino.

Por eso no soy vegetariano, a pesar de que bien poco me gusta la carne.

Y por eso mismo no apoyo las marchas y manifestaciones en contra de las FARC, a pesar de que me parecen unos salvajes sanguinarios. Porque ir a una marcha de esas es gritar consignas en contra de las FARC, y de paso de Hugo Chávez, Piedad Córdoba y otros, gritarle maldito guerrillero a quien no piense que Uribe es el mesías enviado por Dios para salvar a Colombia y que sus equivocaciones son sólo manifestaciones de su inteligencia superior que el resto de los mortales todavía no ha alcanzado a comprender.

Iría a una marcha de esas el día en que se proteste con la misma vehemencia por los crímenes de los paras, por el desplazamiento forzado, por la manguala entre políticos y asesinos, por la maldita corrupción que no dejará nunca que este pueblo salga de la miseria, por los asesinatos y desapariciones. Sobre todo sería ideal ir a una marcha de esas sin gritar que Uribe paraco, el pueblo está berraco, sin decir que el Ejército está en contra del pueblo, sin decir que los secuestrados lejos de sus familias son responsabilidad exclusiva del gobierno.

Me parece tan asquerosa la muerte en vida de un secuestrado lejos de su familia como la vida sin vida de alguien a quien le “desaparecieron” un ser querido quien, aparte de imaginar cuan salvaje sería su muerte, debe vivir sin siquiera saber donde está enterrado, o si por algún azar del destino todavía está vivo.

written by Saudade \\ tags: , , , ,

Jan 18

Igual que “Le Silence de la Mer”, un día me desperté con un guayabo (resaca) y me ví esta película: “Dancer in the Dark”. Sin palabras, es de esas cosas que uno debe ver y no le pueden contar. Bjork es una señora artista.

También lo han visto todo? Como yo?


I’ve seen it all, I have seen the trees,
I’ve seen the willow leaves dancing in the breeze
I’ve seen a man killed by his best friend,
And lives that were over before they were spent.

I’ve seen what I was – I know what I’ll be
I’ve seen it all – there is no more to see!

You haven’t seen elephants, kings or Peru!
I’m happy to say I had better to do
What about China? Have you seen the Great Wall?
All walls are great, if the roof doesn’t fall!

And the man you will marry?
The home you will share?
To be honest, I really don’t care…

You’ve never been to Niagara Falls?
I have seen water, its water, that’s all…
The Eiffel Tower, the Empire State?
My pulse was as high on my very first date!
Your grandson’s hand as he plays with your hair?
To be honest, I really don’t care…

I’ve seen it all, I’ve seen the dark
I’ve seen the brightness in one little spark.
I’ve seen what I chose and I’ve seen what I need,
And that is enough, to want more would be greed.
I’ve seen what I was and I know what I’ll be
I’ve seen it all – there is no more to see!

You’ve seen it all and all you have seen
You can always review on your own little screen
The light and the dark, the big and the small
Just keep in mind – you need no more at all
You’ve seen what you were and know what you’ll be
You’ve seen it all – there is no more to see!

written by Saudade \\ tags: , ,

Jan 14

Primer Acto
Acto1

Segundo Acto
Acto2

Tercer Acto
Acto3


Qué nombre le pondrían a la obra?

written by Saudade \\ tags: , ,

Jan 07

… no hay sino que estar vivo, dice el refrán.

Uno de los primeros recuerdos que tengo de mi vida es en un paseo a “tierra caliente” cuando tenía unos 4 años. Llegamos a una finca con piscina con mi familia y otras personas más amigas de mi padre. Hacía mucho calor y el sol caía a plomo en pleno mediodía. Los adultos estaban organizando cosas, supongo que la comida y bebida, mientras yo parado al lado de la piscina me preguntaba porqué ellos no eran igual de prácticos a mí y se ponían pantaloneta ya en lugar de ponerse a hacer cosas “de adultos”.

Me arrodillé y metí la mano en el agua y estaba helada, deliciosa. Me daba algo de aprehensión porque no sabía qué tan profunda era pero visto desde arriba el piso de la piscina parecía muy poco profundo, efectos de la refracción que llaman. Pues qué creen que hice, si, lo que están pensando, me tiré al agua.

Un segundo después estaba en el fondo de una piscina que no tengo ni idea qué tan profunda era pero desde abajo la superficie parecía estar muy muy lejos. El brillo del sol hacía más difícil mirar hacia arriba, intenté saltar pero no tenía sentido hacerlo, simplemente no iba a llegar y no sabía nadar y ni siquiera flotaba sino que estaba parado en el piso; me quedaban segundos de aire porque como pensaba que el fondo estaba allí no más ni siquiera había tomado una respiración profunda. Y tenía 4 años, 4 años pero ya era consciente de que iba a morir.

Recuerden que estaba al borde de la piscina así que nadie tenía porqué verme, y todo el mundo estaba ocupado en sus cosas y nade me iba a echar de menos por lo menos por unos minutos más, los suficientes para que … ya saben. Lo siguiente que recuerdo fue un ruido de splash y un burbujeo a mi alrededor: un amigo o primo de mi papá se tiró al agua y me sacó.

Yo creo que todos en la vida hemos tenido experiencias similares, todos hemos visto a la muerte rondar cerca nuestro y casi ni pensamos en eso, yo prefiero no pensar en la ocasión que me caí de un tejado 3 pisos hasta el patio de mi casa, lo que potencialmente hubiese podido ser la muerte o la columna rota no paso de un brazo en cabestrillo por un par de semanas; o el accidente en carretera de Bucaramanga a Bogotá con mi familia donde el BMW de mi papá quedó destrozado por completo; o cuando me estaba ahogando con un trozo de comida y nadie sabía hacerme la maniobra de Heimlich, o cuando por intentar salvar a alguien casi me ahogo en el rio Magdalena un Jueves Santo, etc.

Y cuántas veces no nos habremos salvado sin darnos cuenta.

Por eso cuando pasan cosas como la de anoche, que otra vez vi la muerte cerca, me sorprende mi reacción tan tranquila y calmada. No estoy diciendo que sea el putas que en momentos de crisis es el valiente y salva la situación, simplemente que si lo que se pierde son cosas materiales siempre pienso en que si tuviera la oportunidad de elegir, preferiría como todo el mundo perderlo todo excepto la vida.  El saber eso me da una paz, una calma tan profunda que hace que lo que esté pasando no me importe nada (uno de los tres rasgos de mi personalidad según el perfil psicológico que me hicieron hace muuucho, según la psicóloga a mi no me importa nada en el fondo, y la cosa es incluso patológica).

Como dijo Aquiles cuando fue visitado por Ulises en el Hades después de su muerte y Ulises lo felicitaba por ser el señor de los muertos en virtud de su fama en vida:

No pretendas, Ulises preclaro, buscarme consuelos
de la muerte, que yo más querría ser siervo en el campo
de cualquier labrador sin caudal y de corta despensa
que reinar sobre todos los muertos que allá perecieron

Eso si lo tengo muy claro, y lo siento, las cosas materiales no importan, la vida si. Por eso me gusta tanto el budismo zen, porque le hace entender a uno cosas como esta: (no es exactamente budismo zen sino sufismo pero el sentido es el mismo):

Le preguntaron cierta vez a Uwais, el Sufí: «¿Qué es lo que la Gracia te ha dado?».

Y les respondió:«Cuando me despierto por las mañanas, me siento como un hombre que no está seguro de vivir hasta la noche».Le volvieron a preguntar:«Pero esto ¿no lo saben todos los hombres?».

Y replicó Uwais: «Sí, lo saben, Pero no todos lo sienten»

Estoy seguro que yo lo siento.

Ustedes lo sienten?

written by Saudade

Jan 04

Lectores habituales de este blog (que los hay así no parezca) habrán notado la obsesión que tiene el autor con la mortalidad, el hecho de que uno sólo vive una vida y la desgracia que sería descubrir en su lecho de muerte que su vida no valió la pena, o que pudo haber hecho más y morir tranquilo.

En esta época de resoluciones de año nuevo, las mismas que son abandonadas antes de que llegue Febrero, pienso compulsivamente en dos personas: Gloria Fernanda Gómez Tascón y Juan Sebastián Acosta.

Ella de 21 años y estudiante de Administración de Empresas de la Universidad donde se supone que yo trabajo, él de 25 años. Ellos iban en su auto la noche del Jueves 13 de Diciembre de 2007 a eso de las 10:00 p.m. cuando fueron embestidos por un médico de la empresa Bristol Meyers Squibb que conducía borracho.

Ambos murieron.

Yo a los 21 años acababa de terminar la carrera, llevaba trabajando casi un año en una empresa donde me aburría mortalmente, tenía básicamente los mismos interrogantes y angustias que ahora, con la diferencia de que a esa edad estaba convencido de que algún día encontraría las respuestas que me permitieran vivir tranquilo.

Ellos no tuvieron la oportunidad de darse cuenta de eso porque murieron por la irresponsabilidad de esa persona que invadió su carril con una camioneta y los destrozó.

Yo no soy quién para juzgar, yo muchas veces he conducido con tragos en la cabeza, desafortunadamente donde yo vivo es muy difícil llegar de noche porque queda en las afueras de Cali y los taxis no suben, así que quiéralo o no me toca siempre que salgo de noche hacerme a la idea de que tengo de volver conduciendo a mi casa, eso me sirve como freno para no beber tanto, pero que he conducido alicorado, lo he hecho. Últimamente intento quedarme en alguna casa de alguien que haya estado conmigo en la salida, esperar a que amanezca y allí si manejar hasta mi casa después de dormir y tomar algo de café.

Lo indignante del caso es que todo parece indicar que este médico de alguna forma después del accidente uso sus influencias para que el examen de alcoholemia se lo hicieran 3 horas después del accidente y no por los agentes de tránsito sino en el hospital de Jamundí donde es conocido. Lo que uno intuye es que le aceitó las patas a los que fueron a hacer el levantamiento para que no dijeran que estaba borracho, y quien le hizo el examen de alcoholemia en el hospital de Jamundí era algún conocido suyo y le hizo el favor de alterar el resultado.

Por eso el viejo adagio de que uno debe tener un amigo médico, un abogado y un policía. Pues a él le sirvieron muy bien sus tres amigos: el policía se hizo el de las gafas, el médico dijo que el no se había tomado ni un traguito de cerveza y el abogado usó los subterfugios de la ley para que saliera impune.

Y mientras tanto dos vidas no pudieron ni siquiera hacer propósitos del nuevo año (si, los mismos que me parecen propósitos ridículos) y dos familias no pudieron celebrar las fiestas de navidad y fin de año.

Qué se le puede decir a dos familias cuyos hijos murieron de esa forma?

Y yo quejándome de mis problemas, de mis tiempos interesantes… y ellos ya no tienen nada de qué preocuparse.

En su honor, aprovecharé la vida.

Pueden consultar la noticia original, una columna aparecida después y un blog dedicado a su memoria.

Miren sobre todo los comentarios de la gente indignada pidiendo que se haga justicia y que quien fue responsable de esto pague ante la sociedad.

written by Saudade

791492 pages viewed, 135 today
362121 visits, 74 today
FireStats icon Powered by FireStats
%d bloggers like this: