Mar 20

Los últimos posts han sido tan, pero tan personales, que hoy voy a completar la trilogía. Prometí a ciertas personas no irme sin escribir esto, pero me cuesta mucho trabajo, así que por favor no sean muy duros conmigo y tengan paciencia porque la histora es larga pero interesante.

Francisco de Borja (Borgia para los amigos), era el cuarto Duque de Gandía (uno de los Grandes de España) y nació el 28 de Octubre de 1510. Estaba tan bien relacionado que era nada más que biznieto del papa Alejandro VI (el famoso Rodrigo Borgia), nieto del rey Fernando V de Aragón y primo del Emperador Carlos V.

Toda esa parafernalia histórica para dejar en claro que no estamos hablando de cualquier hijo de vecino sino de alguien alimentado con cuchara de oro desde la cuna. Y no era un pelele tampoco, sirvió en la corte del Emperador con tan buen desempeño que fue nombrado Virrey de Cataluña a los 29 años. (Como quien dice a mi edad).

El punto de la historia es que su admiración por la Emperatriz, la hermosa Isabel de Portugal, era bien conocida, lo cual era medio normal en su época, cuando caballero que se respete estaba medio enamorado de su señora, de allí sale la mayoría de los romances medievales o renacentistas. El caso es que resulta que Isabel (ya que estamos en confianza) murió a consecuencia de un parto y a nuestro buen Francisco, como caballerizo de la reina (ni la más puñetera idea de qué significa eso pero debe ser importante) le fue encomendada la misión de escoltar el cuerpo hasta su tumba en Granada.

Imaginen por un momento un viaje de semanas bajo un sol de verano en España llevando un cuerpo en una caja-ataúd sobre una carreta de bueyes. Las ruedas rechinando por el camino polvoriento mientras parece que el tiempo no pasa, o si pasa pero a paso de buey. Por fin llegan a Granada, lugar de entierro tradicional de la realeza española y allí debe completar la misión entregando el cadáver y certificando que es la Reina.

Yo no sé qué se sentirá abrir un ataúd y reconocer un cuerpo muerto hace semanas. La verdad no quiero imaginarlo, pero debe ser tan horroroso para quienes no somos antropólogos forenses o paramilitares.

La escena está representada en un famoso cuadro (google it, tengo sueño): el Duque de Gandía como escolta oficial tenía la responsabilidad de quitar los velos que envolvían el cadáver y mostrar la cara de la Reina, la misma cara que tiempo atrás era famosa por su belleza y que ahora es pasto de gusanos y foco de podredumbre.

Yo creo que él en este momento se preguntó repetidas veces lo mismo que yo llevo preguntándome toda la vida:

Qué vale la pena?

Si esta mujer que lo tenía todo, era muy hermosa, respetada, varios hijos, casada con el Emperador más poderoso (quien decía que en sus dominios no se ponía el Sol), si esta mujer ahora está muerta y todas sus ventajas en la vida ya no le sirven de nada… ya no importan nada… entonces: qué vale la pena en la vida? Y por transitividad (tenía que salírseme lo ñoño), vale la pena preocuparse por algo-alguien que se va a convertir en eso? Y la peor de todas, uno mismo, más temprano que tarde va a terminar así!!! qué vale la pena? qué vale la pena? qué vale la penaaaa???

Allí Francisco de Borja, dice la leyenda, pronunció la siguiente frase:

«No más abrasar el alma
con sol que apagarse puede,
no más servir a señores
que en gusanos se convierten.»

Y esta, señores, es mi lema personal de ahora en adelante.

Como dicen los gringos: do the math.

Cualquier cosa si hablo demasiado en clave… ya lo saben, un comentario.

written by Saudade

Mar 14

Cuando recuerdo esas tardes interminables dedicadas a retozar, una de las imágenes fuertes que tengo en la mente es la de su gato mirándonos. Nos observaba sin parpadear y sin perderse detalle echado sobre la manta, la misma que se movía acompasadamente.

Su mirada a veces parecía de curiosidad, en otras de envidia, la mayoría, de rabia y despecho. Pero no se movía, era como una esfinge condenada a observar impasible un rito terrible, como ver un accidente que se sabe que quedará en la memoria como un recuerdo desagradable, pero que al mismo tiempo no se puede dejar de ver por grotesco que sea.

Aunque me gustan los gatos y en general son amigables conmigo, ese gato con nombre de futbolista no soportaba mi presencia y rechabaza con sus amigables garras cualquier intento de acercamiento. No pocas veces salí con heridas de allí, causadas por intentar hacer migas con el obtuso anfitrión de la casa.

Y era sólo a mí. El resto de los visitantes comentaba sobre el mal genio del gato, pero era conmigo con quien tenía la pelea, era a mí a quien le dedicaba su mirada llameante de furia. Era a mi a quien no le quitaba los ojos de encima cuando yo no me quitaba de encima de… ustedes comprenderán, cuando la manta se movía acompasadamente.

Un día por fin comprendí que él había sido su amante en una vida pasada y la había engañado, y que la rueda del karma lo condenó a mirar impávido nuestros cuerpos enredados.

Estamos condenados todos a ser los fantasmas de otros? A tener siempre esqueletos en el armario… las víctimas de nuestra vida?

written by Saudade

Mar 10

Se acuerdan de la estrategia del pergamino persa? Tomada de “El nombre de la Rosa”. hablé hace unos 4 meses sobre ella. Qué rápido que pasa el tiempo…

Aquí está, pero bajo otra descripción, tomada de uno de los libros que más me gustan, Eugénie Grandet, del gran Balzac. Si hay un escritor que puede destronar a Stendhal como el putas de los putas, es Balzac. Aquí va:

Carlos empleó en los negocios una actividad que no le dejaba un momento libre y obraba en todo dominado por la idea de aparecer en París en posición más brillante que la que había tenido. A fuerza de tratar hombres, de ver países y de observar sus contrarias costumbres, sus ideas se modificaron, se volvió escéptico y perdió las ideas de lo justo y de lo injusto al ver que se tachaba de crimen en un país lo que era virtud en otro. En contacto perpetuo con el interés, su corazón se enfrió, se contrajo y acabó por disecarse. La sangre de los Grandet no negó su destino, y Carlos se volvió duro e inhumano, y vendió chinos, negros, niños y artistas, y practicó la usura en grande escala. La costumbre de defraudar los derechos de aduanas lo volvió menos escrupuloso con los derechos del hombre, e iba a Santo Tomás a comprar a vil precio las mercancías robadas por los piratas y las llevaba a las plazas en que faltaban. Si la noble y pura figura de Eugenia le acompañó en su primer viaje, como aquella imagen de la Virgen que colocan en sus buques los marinos españoles, y si atribuyó sus primeros éxitos a la mágica influencia de los votos y a las oraciones de aquella joven angelical, más tarde, las negras, las mulatas, las blancas, las orientales, sus orgías de todas clases y las aventuras que le ocurrieron en los diversos países que recorrió, borraron por completo el recuerdo de su prima, de Saumur, de la casa, del banco y del beso cambiado en el pasillo.

Cómo la ven?

written by Saudade

803794 pages viewed, 117 today
366765 visits, 58 today
FireStats icon Powered by FireStats
%d bloggers like this: