Jan 06

La pirita es el oro de los tontos.

La princesa está triste, ¿qué tendrá la princesa?
los suspiros se escapan por su boca de fresa,
ha perdido la risa, ha perdido el color
la princesa está pálida en su silla de oro
esta mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso olvidado se desmaya una flor.

Y quien fuera hipsipila que dejó la crisálida.
(La princesa está triste, la princesa está pálida)

Debo dejar de comprar: zapatos y libros sobre Alejandro. Tengo demasiados.

Luna-Que-Espera.

Compré un libro sobre el Bagavad Gita con comentarios. Me da miedo darme cuenta de que no soy el único que he pensado así, y también me da un poco de miedo ver que es lo que he esperando toda mi vida.

Me da miedo ser tan desapegado.

Me encanta el dolor de la espalda después de heavy deadlift and rack pulls.

Ya espanté a todas las locas.

Tengo lentes de contacto nuevos.

A mi me daba tanto pesar por él porque sabía exactamente lo que se sentía. Era como un niño chiquito corriendo con un par de tijeras abiertas en las manos. Uno sabe que es la receta del desastre, pero también sabe que no se le debe decir nada, sólo empeoraría las cosas.

Lituania.

Lago Baikal.

A veces creo que mi problema es que en el fondo soy un optimista irredento, pero ese núcleo esta cobijado por varias capas de pesimismo…

Como decía Alejandro: “todo lo bueno en la vida se debe pagar, ya sea antes o después, pero se paga”

written by Saudade

Tweet This

2 Responses to “Pirita”

  1. 1. lapetra Windows XP Mozilla Firefox 3.0.5 Says:

    “Examiné el contorno de su frente alta, pálida: era impecable -¡qué fría en verdad esta palabra aplicada a una majestad tan divina!- por la piel, que rivalizaba con el marfil más puro, por la imponente amplitud y la calma, la noble prominencia de las regiones superciliares; y luego los cabellos, como ala de cuervo, lustrosos, exuberantes y naturalmente rizados, que demostraban toda la fuerza del epíteto homérico: “cabellera de jacinto”. Miraba el delicado diseño de la nariz y sólo en los graciosos medallones de los hebreos he visto una perfección semejante. Tenía la misma superficie plena y suave, la misma tendencia casi imperceptible a ser aguileña, las mismas aletas armoniosamente curvas, que revelaban un espíritu libre. Contemplaba la dulce boca. Allí estaba en verdad el triunfo de todas las cosas celestiales: la magnífica sinuosidad del breve labio superior, la suave, voluptuosa calma del inferior, los hoyuelos juguetones y el color expresivo; los dientes, que reflejaban con un brillo casi sorprendente los rayos de la luz bendita que caían sobre ellos en la más serena y plácida y, sin embargo, radiante, triunfal de todas las sonrisas. Analizaba la forma del mentón y también aquí encontraba la noble amplitud, la suavidad y la majestad, la plenitud y la espiritualidad de los griegos, el contorno que el dios Apolo reveló tan sólo en sueños a Cleomenes, el hijo del ateniense. Y entonces me asomaba a los grandes ojos de Ligeia.”

    Edgar Allan Poe.

    [Reply]

  2. 2. Saudade Windows XP Google Chrome 1.0.154.36 Says:

    Juro por Dios que no sé ni cuando ni como conocí a Lady Ligeia

    [Reply]

Leave a Reply

i3Theme sponsored by Top 10 Web Hosting and Hosting in Colombia
816483 pages viewed, 284 today
371688 visits, 116 today
FireStats icon Powered by FireStats
%d bloggers like this: