May 01

Hace 8 años, 8 años! listé los capítulos de la “Teoría General de Iván”.

Cómo siempre mi instinto de clasificar, ordenar, sistematizar y tratar de explicar las cosas.

Los capítulos en ese entonces eran:

1. The Axiom of Choice
2. Cognitive Dissonance
3. The law of Diminishing Returns
4. On Human Bondage
5. Quantum of Solace
6. Damnatio Memoriae

A los cuales se agrega:

7. The Naked Singularity

P.D.

  • The secret of Happiness is freedom, and the secret of freedom is courage -Tucidides
  • Conquer your fear and I promise you you will conquer death -Alejandro
  • All good things must be paid for, either before or after -Alejandro

written by Saudade \\ tags:

Jan 09

Cuando yo ya no esté, no habrá más rosas, cipreses,
labios rojos
ni vino perfumado. No habrá más albas ni crepúsculos,
alegrías ni penas.
El universo no existirá,
pues su realidad depende de nuestro pensamiento.

Omar Khayyam

Convencido como estoy que el morir dejaremos de existir, no puedo menos que disfrutar cada instante de la vida, incluso los aburridos.

Preferiría vivir sin dolor, pero creo que después de los 30 años uno ya no tiene ni el cuerpo ni el alma ni el corazón nuevos para estrenar, han acumulado ya lesiones, golpes y lecciones; de modo que solo queda vivir con los resultados de nuestras acciones.

Como dice el Bagavad Gita: “Actuar sin pensar en el fruto de la acción: la única forma de escapar a la rueda infinita del saṃsāra” porque toda acción que hagamos traerá insospechadas consecuencias: el libre albedrío no es sino una ilusión, así que actuemos sin preocuparnos tanto por el resultado, que igual no depende de nosotros.

Como dice el epitafio:

Aquí yace el gran Sardanapalo, Rey de Asiria
quien construyó Tarso en un sólo dia.
Caminante: come, bebe y folla… el resto en la vida no vale la pena

written by Saudade \\ tags: , , ,

Nov 02

Lectores desaprensivos de este blog (los 4 gatos) se preguntarán tal vez el porqué de la cuasidesaparación del mismo, máxime cuando quedaron tantas historias por terminar de contar, historias tan interesantes como la de mi dolor de guerras (espero que nadie haya perdido el sueño durante dos años pensando qué sería la vida de mi pobre gueva (el corrector de ortografía de este macbook (tan chicaneo, no?) insiste en cambiarme gueva por guerra (habrá algún *lapsus linguae* pendiente por descubrir allí? (debo dejar de anudar paréntesis, ni los 4 gatos ni yo ya sabemos de qué era que estaba hablando)))) Uf, me sentí como programador cerrando las } al final de cada métodos (no más paréntesis, lo prometo)

Bueno, tal parece que hablábamos de las historias que quedaron por contar, como la conclusión de mi dolor de guerras guerra, como las muchas y muy variadas historia de las locas, como las historias del soldado perroculo en el ejército.

Si algún día se escribirán, no sé, la verdad con la chucha variada del RER parisino no es que le queden a uno muchas ganas de reflexionar en los vericuetos de la vida cotidiana.

Parte del problema lo tiene el epigrama de Tolstoi al inicio de Ana Karenina: “Todas las familias felices…”. NO quiero dar a pensar, ni mucho menos, que ahora “soy feliz” y por eso ya no escribo, digamos más bien que he resuelto el dilema agobiador que me acosaba: la muerte y el miedo.

Muchas noches de mi infancia y lejana juventud las pasé no dedicado al onanismo sino a pensar qué pasaría después de la muerte, y el problema no era tanto el concepto de la muerte sino más bien el de la existencia, o más precisamente, de la consciencia. Frente a la muerte sólo quedan dos posibilidades, o todo se acaba, o nada se acaba.

Ambas para mi eran igual de aterradoras… (continuará si hay público…)

written by Saudade

Aug 20

Toda persona tiene sueños, tener hijos, casarse tener su casa, comprarse un carro nuevo, ser presidente de su compañia, graduarse.

El mio es uno un poco menos común, pero no por eso más especial.

El mio se forjó desde cuando aprendí a leer: mis primeros libros fueron de historia y geografía e incurablemente quedé marcado con el tema. Es una necesidad imperiosa, yo creo que así se deben sentir las mujeres cuando el tic tiac de su reloj biológico marca las 11:30 p.m.

El caso es que hace rato llegué a ese momento de la vida, variable para cada hombre, en el que cada ser humano se abandona a su demonio o a su genio, siguiendo una ley misteriosa que le ordena destruirse o trascenderse. (Yourcenar)

Por lo tanto no espero ser entendido, así como nunca he tratado de entender a los demás. Dejemos mejor que hable la elegía del Cavalier Montrose sobre Alejandro:

I will like Alexander reign,
And I will reign alone;
He either fears his fate too much,
or his desert are small,
Who will not put it to the touch
To win or lose it all

Fernsweh, o Wanderlust es la sed de lugares lejanos; es como la Saudade, pero de lugares. Sólo se calmará en el lago Baikal.

Este post tiene una relación directa con el anterior: Farewell

written by Saudade \\ tags: , ,

Aug 09

Me perdonarán los dos (antes eran tres) gatos que leen (leían?) pero ustedes conocen el primer teorema del blogger:

La cantidad de posts es inversamente proporcional a los cambios de vida que esté sufriendo el blogger

Y uno de sus lemas: “Entre más cosas pasan, menos se escribe”

El caso es que sólo puedo pensar en ciertas cosas:

  • The secret of Happiness is freedom, and the secret of freedom is courage -Tucidides
  • The secret of health for both mind and body is not to mourn for the past, nor to worry about the future, but to live the present moment wisely and earnestly -Buda
  • conquer your fear and I promise you you will conquer death -Alejandro
  • All good things must be paid for, either before or after -Alejandro
  • All good things come for those who wait -Nose

Sólo pienso en esas cosas, obsesivamente…

written by Saudade \\ tags: , , , , , , , ,

Jul 28

Nadie puede regresar el tiempo.
Nadie puede volver atrás la vida.
La vida siempre continúa y no puede parar ni volver su curso.
No hay señales de la velocidad con que pasa, fluye en silencio.

Su vida no será más larga por el edicto de un rey, o menos de un dios
ni por la amabilidad de la gente.
Su transcurrir será tan rápido como el dia que comenzó.
Sin pausa, sin paradas, sin prisas.

Cuando termine de vivir, todo acabará.
Todo volverá al mismo estado que estaba
antes de su nacimiento.

Nadie lo recordará, así como nadie sabía nada
de usted antes de nacer.

No existe otra vida.
Todos lo deseamos.
Pero no existe.

Si no lo hace, nunca lo hará

written by Saudade \\ tags: , , , , ,

Mar 10

Le preguntaron cierta vez a Uwais, el Sufí: «¿Qué es lo que la Gracia te ha dado?».

Y les respondió:«Cuando me despierto por las mañanas, me siento como un hombre que no está seguro de vivir hasta la noche».Le volvieron a preguntar:«Pero esto ¿no lo saben todos los hombres?».

Y replicó Uwais: «Sí, lo saben, Pero no todos lo sienten»

Estoy seguro que yo lo siento.

Y a veces no sé si es una bendición al no permitirme autoengañarme con cuentos y florecitas… o una maldición al darme cuenta que es un tic tac que corre inexorable.

written by Saudade

Feb 21

Nada es fijo, nada es permanente, todo cambia, todo fluye, no se puede dar nada por sentado, no se puede estar seguro de nada, no se puede contar con nada ni con nadie.

Aferrarse, amarrarse, apegarse a cualquier hecho, persona, creencia, animal o cosa es el camino más seguro y corto para la infelicidad. Estamos hechos para buscar vínculos, para tratar de asegurar algo, para tratar de creer en algo, pero a la vez eso es lo que nos hace infelices.

Todo lo que hacemos tiene consecuencias, todo lo que pensamos también, si son malas, se pagan, si son buenas, nos encadenan para tratar de recibir más cosas buenas… entonces por donde lo veamos estamos atados al resultado de nuestras acciones… por siempre.

La respuesta no es entonces dejar de hacer cosas, la respuesta ya la dio el Gita: “no apegarse a los frutos de las acciones”

La única forma de ser feliz es siendo libre, sabiendo que todo es temporal, que todo acaba, que todo cambia, que nada es seguro. Sólo se disfruta lo que se sabe que se perderá en algún momento. Si se tuviera por siempre aburriría.

Como dijo Stendhal: “Una mujer nunca ama más a su amante que cuando sabe que está a punto de perderlo”. Pero yo no hablo del amor, hablo de todo, de la vida. Muchas veces he escrito sobre mi anterior miedo a la muerte, sobre mi terror a la eternidad, pero ya no me asusta, ya no me duele.

Cuando muera seré tan feliz como en los incontables eones de tiempo que ocurrieron antes de que naciera. Cuando muera será como cuando duermo: “no sé donde estoy y no me importa, porque no soy consciente de nada”

Recién graduado me hicieron pruebas psicotécnicas y la psicóloga muy preocupada me dijo que un rasgo muy fuerte de mi personalidad, en grado extremo, era mi despreocupación, literalmente me dijo: “a usted no le importa realmente nada”.

Por mucho tiempo paradójicamente me preocupé mucho por esa afirmación, pero con el paso de los años me he dado cuenta que no se me puede hacer mejor cumplido.

Antes no lo entendía, pero ahora es claro: La única forma de ser feliz es siendo libre. La única forma de apreciar algo es sabiendo que dura muy poco. La única forma de ser feliz en la vida es comparando el lapso que estamos, con el infinito que no estaremos.

written by Saudade

Feb 07

Por cosas del destino cayó a mis manos cuando tenía unos 10 años un ejemplar de las 50 o las mejores 100 poesías de la lengua castellana y lo devoré como devoraba y devoro todo lo que caiga a mis manos y se pueda leer.

Incluso desde esa época no me gustaba de a mucho la poesía, normalmente me aburre. Pero reconozco que la buena es buena, y llega al alma, como los haikus, como los tankas japoneses, como la incomparable poesía de Constantinos Cavafis.

En ese libro había mucha poesía rara, elegías a muertos que ya no le importaban a nadie (lo cual me enseño desde muy niño la futilidad de la vida), sonetos con lenguaje arcaico, romances de otras épocas. Pero también encontré muchas buenas, como la que dice “Poderoso Caballero es don Dinero”, o las famosas “Coplas a la muerte de su padre” de Jorge Manrique.

La que les voy a mostrar ahora es de esas, de las buenas.

Yo leí el siguiente romance a esa tierna edad y aunque me pareció chévere, la verdad no lo comprendí realmente, no vi su significado ulterior. De la misma forma como alguien, creo que Tolstoi, dijo que uno no debería escribir novelas antes de los 40 años porque todavía no tiene suficiente experiencia en la vida, uno no debería leer ciertas cosas sino hasta el momento en que las entienda realmente.

Pongamos el romance en su forma original y luego hagámosle la disección a la luz de la experiencia. Léanlo con calma y sobre todo llevando el ritmo en la cabeza, es fundamental para que “suene” bonito:

Servía en Orán al Rey
Un español con dos lanzas,
Y con el alma y la vida
A una gallarda africana,

Tan noble como hermosa,
Tan amante como amada,
Con quien estaba una noche
Cuando tocaron al arma.

Trescientos Zenetes eran
Deste rebato la causa;
Que los rayos de la luna
Descubrieron las adargas;

Las adargas avisaron
A las mudas atalayas,
Las atalayas los fuegos,
Los fuegos a las campanas;

Y ellas al enamorado,
Que en los brazos de su dama
Oyó el militar estruendo
De las trompas y las cajas.

Espuelas de honor le pican
Y freno de amor le para;
No salir es cobardía,
Ingratitud es dejarla.

Del cuello pendiente ella,
Viéndole tomar la espada,
Con lágrimas y suspiros
Le dice aquestas palabras:

«Salid al campo, Señor,
Bañen mis ojos la cama;
Que ella me será también,
Sin vos, campo de batalla.

»Vestíos y salid apriesa,
Que el general os aguarda;
Yo os hago a vos mucha sobra
Y vos a él mucha falta.

»Bien podéis salir desnudo
Pues mi llanto no os ablanda;
Que tenéis de acero el pecho
Y no habéis menester armas.»

Viendo el español brioso
Cuánto le detiene y habla,
Le dice así: «Mi señora,
Tan dulce como enojada,

»Porque con honra y amor
Yo me quede, cumpla y vaya,
Vaya a los moros el cuerpo,
Y quede con vos el alma.

»Concededme, dueña mía,
Licencia para que salga
Al rebato en vuestro nombre,
Y en vuestro nombre combata.»

Para que no se me aburran por lo largo del post y para estimular la interacción lector-escritor vamos a hacer un ejercicio: escriban lo que piensan del poema, y cuando lleguemos a 15 comentarios pongo el post con mi interpretación actual del mismo.

🙂

written by Saudade \\ tags:

Dec 11

Diogenes fue un filósofo cínico cuyas enseñanzas son muy similares al estoicismo y budismo que tanto quisiera seguir yo.

Siempre me ha dado curiosidad el hecho de que fue la única persona viva de quien Alejandro dijo que le gustaría ser como él:

A young man contemplating marriage sought advice from Diogenes. “Should I marry?”

“Marriage is too soon for a young man”

“Would you have me wait then until I am old.”

“Oh no, Marriage is far too late for an old man.”

“What am I to do then? I love the girl.”

“Love is a luxury no one can afford. It is for those who have nothing better to do.”

“What should we be doing then?”

“To seek freedom. But it is not possible to be free if you have a wife and children.”

“But having a wife and family is so agreeable.”

“Then you see the problem, young man. Freedom would not be so difficult to attain were prison not so sweet.”

“You mean to be free is to be alone?”

“We come into the world alone and we die alone. Why, in life, should we be any less alone?”

“To live, then, is terrible.”

“No, not to live, but to live in chains.”

P.D. Yo creo que este blog ya merece una categoría “Alexander the Great”

written by Saudade \\ tags: ,

Nov 26

The gods have many faces,
And many fates fulfill,
To work their will.

The end expected comes not;
God brings the unthought to be,
As here we see.

written by Saudade

Nov 23

No sé cual de las dos es mejor.

Time heals everything
Tuesday
Thursday
Time heals everything
April
August
If I’m patient the break will mend
And one fine morning the hurt will end
So make the moments fly
Autumn
Winter
I’ll forget you by
Next year
Some year
Tho’ it’s hell that I’m going through
Some Tuesday
Thursday
April
August
Autumn
Winter
Next year
Some year
Time heals everything
Time heals everything
But loving you.

So make the moments fly
Autumn
Winter
I’ll forget you by
Next year
Some year
Though it’s hell that I’m going through
Some Tuesday
Thursday
April August
Autumn winter
Next year
Some year
Time heals everything
Time heals everything
But loving you!

Not a day goes by
Not a single day
But you’re somewhere a part of my life
And it looks like you’ll stay
As the days go by
I keep thinking when does it end
Where’s the day I’ll have started forgetting
But I just go on thinking and sweating

And cursing and crying
And turning and reaching
And waking and dying
And no, not a day goes by
Not a blessed day
But you’re still somehow part of my life
And you won’t go away
So there’s hell to pay
And until I die
I’ll die day after day after day
After day
After day after day after day
Til the days go by
Til the days go by
Til the days go by

written by Saudade \\ tags:

Nov 19

Estoy cansado de que mi mente sea mi peor enemiga, que se la pase teniendo argumentos y contraargumentos y discusiones que solo paran con el bendito sueño que cada vez es más escaso. Por algo el budismo habla de que uno de los deseos más fuertes es el de la no-existencia, la aniquilación.

El caso es que para dejar de pensar mientras el sueño me ataca me puse a pensar (si yo sé que es una contradicción, pero qué se le va a hacer) en que siempre me hubiera gustado escribir “Life imitates Chess” pero se me adelantó un tal Kasparov (modestia la mía), y entonces ahora cada vez encuentro más analogías entre el ejercicio corporal y la vida, o viceversa.

Como dijo Alejandro: “All good things must be paid for, either before or after”.

Uno cuando hace ejercicio tiene un periodo de gracia en el que puede hacer cualquier animalada que se le ocurra y el cuerpo se la aguanta. Puede eliminar la grasa de su dieta (un amigo se tomaba (toma?) unas pastillas que hacían que su cuerpo eliminara la grasa que se comía, le pasaba directa y él se sentía super orgulloso de eso…), puede pensar que saliendo a trotar quema los 10 kilos de sobrepeso que tiene, puede hacer los ejercicios con mala técnica, lo que sea, puede cometer errores graves y el cuerpo pareciera soportarlo todo.

No lo soporta, simplemente lo acumula. Pero todo se paga, tarde o temprano.

Por ejemplo yo, siempre me he creído cuidadoso, que intento hacer las cosas bien, hace como dos semanas no sé que animalada hice y tenga, jodido el hombro derecho. A eso se le suma un fuerte golpe en la rodilla izquierda y el resultado es que, parado hasta nueva orden.

Ya se acabó mi periodo de gracia, ahora todos los errores pasados y presentes se pagan de contado y con intereses.

La vida imita al ejercicio, se tiene un periodo de gracia, pero lsiempre llega el momento en que todo lo bueno se paga y de lo malo ni hablemos.

P.D. Cada vez hay más material para la “Teoría General”, será que algún día se termina de escribir?

written by Saudade

Nov 02

La siguiente canción es para ser escuchada en silencio, solo, con los ojos cerrados, respirando suavemente y sin pensar en nada. Especialmente sin pensar en nada, aunque esa parte es la más difícil.

I had a dream, but now the dream is over

written by Saudade

Oct 26

Como ya he comentado en algunas ocasiones, yo voy caminando por ahí tranquilo y los libros me llaman, parece que supieran qué necesito leer y se salen ellos solitos del estante. Por algo el proverbio dice que cuando el alumno está listo aparece el maestro.

Aunque parece que quien escribió eso nunca fue profesor universitario.

Sobre Arthur Schopenhauer he leído bastante, pero me pasa lo mismo que con Tolstoi, sé mucho acerca de ellos y de su obra, pero nunca jamás había leído algo escrito por ellos. Algo internamente me dice que todavía no es el momento para leer “La Guerra y la Paz”, por ejemplo, o “Ana Karenina”.

Pero hace muy poco conseguí un libro de Schopenhauer llamado “Parerga y Paralipómena” donde un día al leer al almuerzo encontré lo siguiente:

“Además así como el país más feliz es el que necesita menos importaciones, o ninguna, también es el hombre más feliz el que tiene suficiente con su riqueza interior y para entretenerse necesita poco o nada de fuera; porque tal abastecimiento es muy costoso, origina dependencia, trae peligro, causa disgusto y al final no es más que un mal sustituto para los productos del propio suelo.

Pues de los demás, y engeneral de fuera, no se puede esperar mucho en ningún sentido. Lo que uno puede ser para otro tiene unos límites muy estrechos: al final cada uno se queda solo, y lo que importa entonces es quién está sólo.

Pues todas las fuentes externas de la felicidad y el placer son por naturaleza sumamente inseguras, precarias, efímeras y sometidas al azar, porque lo que hasta en las circunstancias más favorables pueden cortarse; y de hecho eso es inevitable por cuanto no pueden estar siempre disponibles…

En el mundo, sin embargo, no hay por ningún lado mucho que ganar: la necesidad y el dolor lo llenan, y a quienes escapan de estos les aguarda por lo general el aburrimeinto. Además, en general domina la maldad y la necedad lleva la voz cantante. El destino es cruel, y los hombres, miserables.”

written by Saudade \\ tags: ,

Oct 19

Los seres humanos somos esclavos de nuestros deseos, de nuestras pasiones. Por algo Buda descubrió lo que muchos hemos descubierto a lo largo de la historia: la fuente del sufrimiento es el deseo.

Y como acota Schopenhauer, lo más importante no es alcanzar los placeres sino evitar los males, entonces yo concluyo que lo más importante en la vida es eliminar el deseo.

Yo no me considero inteligente, ni siquiera suspicaz, pero si de algo me enorgullezco es de que no me hace falta nada. Todo lo que disfruto puedo prescindir de ello. Puede que a veces esto no se cumpla, pero por lo menos soy consciente de que no quiero ser esclavo de nada, no quiero necesitar nada, que nada me domine, que nada me haga falta.

Ahora, no sé cómo se reconcilia esto con el problema del pothos, pero algo haremos para eso.

written by Saudade

Oct 07

Un tema recurrente en este blog, además del sempiterno Alejandro, es Ulises. Ulises es para mi la búsqueda de lo que no se sabe si existe, pothos, el longing or yearning por algo que ni siquiera se sabe qué es.

Ambos fueron similares, Alejandro y Ulises, jefes y tremendos jueces de hombres, guerreros incomparables y más sabios que ninguno. Y ambos sufrían de pothos, esa sed de lo desconocido, esa ansiedad de lo inexistente. Alejandro leía la Illiada constantemente, y toda su vida se identificó con Aquiles, pero yo creo que en el fondo él era Odiseo.

No soy quien para decir que me parezco a ellos, digamos mejor que siento lo mismo, pothos.

Esta mañana me desperté pensando en el poema Ulises, de Alfred Lord Tennyson:

It little profits that an idle king,
By this still hearth, among these barren crags,
Matched with an aged wife, I mete and dole
Unequal laws unto a savage race,
That hoard, and sleep, and feed, and know not me.

I cannot rest from travel: I will drink
Life to the lees: all times I have enjoyed
Greatly, have suffered greatly, both with those
That loved me, and alone; on shore, and when
Through scudding drifts the rainy Hyades
Vexed the dim sea: I am become a name;
For always roaming with a hungry heart.

Much have I seen and known; cities of men
And manners, climates, councils, governments,
Myself not least, but honoured of them all;
And drunk delight of battle with my peers,
Far on the ringing plains of windy Troy.

I am a part of all that I have met;
Yet all experience is an arch wherethrough
Gleams that untravelled world, whose margin fades
For ever and for ever when I move.
How dull it is to pause, to make an end,
To rust unburnished, not to shine in use!

As though to breathe were life. Life piled on life
Were all too little, and of one to me
Little remains: but every hour is saved
From that eternal silence, something more,
A bringer of new things; and vile it were
For some three suns to store and hoard myself,
And this grey spirit yearning in desire
To follow knowledge like a sinking star,
Beyond the utmost bound of human thought.

This is my son, mine own Telemachus,
To whom I leave the sceptre and the isle –
Well-loved of me, discerning to fulfil
This labour, by slow prudence to make mild
A rugged people, and through soft degrees
Subdue them to the useful and the good.
Most blameless is he, centred in the sphere
Of common duties, decent not to fail
In offices of tenderness, and pay
Meet adoration to my household gods,
When I am gone. He works his work, I mine.

There lies the port; the vessel puffs her sail:
There gloom the dark broad seas. My mariners,
Souls that have toiled, and wrought, and thought with me –
That ever with a frolic welcome took
The thunder and the sunshine, and opposed
Free hearts, free foreheads – you and I are old;
Old age hath yet his honour and his toil;
Death closes all: but something ere the end,
Some work of noble note, may yet be done,
Not unbecoming men that strove with Gods.

The lights begin to twinkle from the rocks:
The long day wanes: the slow moon climbs: the deep
Moans round with many voices. Come, my friends,
‘Tis not too late to seek a newer world.
Push off, and sitting well in order smite
The sounding furrows; for my purpose holds
To sail beyond the sunset, and the baths
Of all the western stars, until I die.
It may be that the gulfs will wash us down:
It may be we shall touch the Happy Isles,
And see the great Achilles, whom we knew.
Though much is taken, much abides; and though
We are not now that strength which in old days
Moved earth and heaven; that which we are, we are;
One equal temper of heroic hearts,
Made weak by time and fate, but strong in will

To strive, to seek, to find, and not to yield.

Desde hace un tiempo le pongo mucho cuidado a lo primero que pienso cuando me despierto.

written by Saudade \\ tags: ,

Oct 01

En la antigua Persia, un rey de cuyo nombre no quiero acordarme tenía un curioso sistema de justicia para aquellos casos en los que se sospechaba fuertemente de la culpabilidad del acusado pero que no se tenían pruebas sustanciales.

La idea era que al acusado se le pondría en una especie de sótano del cual sólo podría salir por una de dos puertas: detrás de una estaba una bella y noble joven con quien se casaría de inmediato y recibiría una dote real, pero detrás de la otra puerta había un tigre de Bengala que lo destrozaría. Así, la justicia quedaba en las manos de Dios y el acusado debía elegir su propio destino.

Cuenta la historia que en una ocasión la hija mayor del rey, la princesa, tenía un amante. El rey y toda la corte sospechaban del hecho, pero no lo podían probar, así que el rey envió al joven al sótano a someterse a la ordalía.

Mientras el joven desfilaba camino a su destino, miró a la princesa en busca de una señal. La princesa sabía qué había detrás de cada una de las puertas. Es más, sabía que detrás de una de ellas estaba una hermosa joven que despertaba sus celos y odio por sospechar que había tenido algo con su amante.

Ante ella se presentaba un pequeño problema de lógica: si le daba la señal a su amante para que abriera la puerta del tigre, sería muerto en el acto. Pero, si le indicaba la puerta con la mujer, su amante se casaría con ella y se instalaría en la corte como un favorito del Rey.

La princesa, después de pensarlo unos momentos, le indicó al joven con un gesto casi imperceptible cuál puerta debía abrir, y el joven la abrió.

¿Qué había detrás de la puerta? ¿El tigre, o la dama?

written by Saudade

Oct 01

El problema de quienes sufrimos de wanderlust, lo describió perfectamente Cavafis, el excelso poeta griego hace un siglo:

Dijiste: “Iré a otra ciudad, iré a otro mar.
Otra ciudad ha de hallarse mejor que ésta.
Todo esfuerzo mío es una condena escrita;
y está mi corazón – como un cadáver – sepultado.
Mi espíritu hasta cuándo permanecerá en este marasmo.
Donde mis ojos vuelva, donde quiera que mire
oscuras ruinas de mi vida veo aquí,
donde tantos años pasé y destruí y perdí”.
Nuevas tierras no hallarás, no hallarás otros mares.
La ciudad te seguirá. Vagarás
por las mismas calles. Y en los mismos barrios te harás viejo
y en estas mismas casas encanecerás.
Siempre llegarás a esta ciudad. Para otro lugar -no esperes-
no hay barco para ti, no hay camino.
Así como tu vida la arruinaste aquí
en este rincón pequeño, en toda tierra la destruiste.

written by Saudade

Sep 30

Los libros me llaman. Yo simplemente me paseo por los estantes de la biblioteca, tomo un libro, y la intuición me dice si debo leerlo o no.

El Último Encuentro, Sándor Márai.

written by Saudade

815469 pages viewed, 332 today
371304 visits, 175 today
FireStats icon Powered by FireStats
%d bloggers like this: