Jul 28

Nadie puede regresar el tiempo.
Nadie puede volver atrás la vida.
La vida siempre continúa y no puede parar ni volver su curso.
No hay señales de la velocidad con que pasa, fluye en silencio.

Su vida no será más larga por el edicto de un rey, o menos de un dios
ni por la amabilidad de la gente.
Su transcurrir será tan rápido como el dia que comenzó.
Sin pausa, sin paradas, sin prisas.

Cuando termine de vivir, todo acabará.
Todo volverá al mismo estado que estaba
antes de su nacimiento.

Nadie lo recordará, así como nadie sabía nada
de usted antes de nacer.

No existe otra vida.
Todos lo deseamos.
Pero no existe.

Si no lo hace, nunca lo hará

written by Saudade \\ tags: , , , , ,

Jul 06

Yo creo que todos tenemos en algún grado un gusto por el dolor, algunos muy poco, pero en general lo suficiente para que todos los seres humanos hagamos cosas que nos causan dolor, a veces por placer, a veces sólo por el dolor (los que se han casado me entienden)

Normalmente eso se despierta en la infancia cuando uno tiene un diente flojo y se lo mueve con la lengua, con los dedos y dele que dele a pesar del dolor… y a pesar de que no tiene ningún sentido hacerlo, pero se hace. O también con un moretón en una pierna, doloroso pero imposible de ignorar: obligatorio apretarlo para que duela más.

En mi caso, me encanta el dolor causado por el estiramiento: ese dolor que está a punto de ser insoportable mientras respira, se relaja y se da cuenta de que se puede un poquito más, siempre se puede un poquito más, y luego por la fiebre de estirar ya no se puede ni pensar y cada fibra del cuerpo grita para que acabe pero no acaba… el tiempo pasa muy despacio, muy despacio. Ese dolor se vuelve abrumador si en ese momento se contrae el músculo que se está estirando lo más duro que se pueda, cuando se hace con el cuadríceps en un split frontal se ve “the other side”. Pero lo paradójico es que el mayor estiramiento y relajación sólo se logran después de la contracción más fuerte (acompañada del dolor más fuerte)… alguna lección de vida debe haber allí.

También me gusta el dolor DOMS: delayed onset muscle soreness. Ese dolor que ocurre cuando uno vuelve al gimnasio después de un tiempo de no hacer ejercicio, o el dolor que ocurre cuando uno hace algo radicalmente diferente en el gym. Los que lo conocen saben que es incapacitante, y lo peor de todo es que no hay nada que hacer al respecto, no vale estirar, no vale calentar, no vale enfriar, no vale tomar agua. Cuando toca toca y no hay nada que hacer. A mi me encanta ese dolor, me gusta apretar los músculos y que duela, me gusta estirar y masajear las partes doloridas…es una prueba de temple.

Ahora descubrí un nuevo dolor: foam rolling. Es una técnica que consiste en rodar varias partes del cuerpo sobre un cilindro duro, es un instrumento de tortura que yo fabriqué con un tubo de pvc forrado de un material suave que hace ver estrellas, y si se hace cuando se tiene DOMS mucho mejor 🙂

En teoría este foam rolling es una forma de self myofascial release: una técnica para ajustar tejidos blandos y relajar y estirar ciertos músculos. En la práctica es una tortura que en ciertos momentos me pregunto si me la hicieran sería capaz de no confesarlo todo. Pero es deliciosa.

Por último, en vista de mis variadas lesiones me he dado cuenta de varias cosas en mis visitas a las fisioterapeutas. Así como para ser conductor de bus o taxi es casi indispensable ser hombre (por aquello de la brutalidad), para ser fisioterapeuta hay que ser mujer (por aquello de infligir dolor a sus semejantes y disfrutarlo).

Les brillan los ojos al hacer masaje, se divierten cuando uno brinca con la aplicación de ciertas torturas eléctricas, se rien cuando uno se queja al hacer cierto ejercicio, y aman hacer estiramientos solo para ver como les piden piedad. Pero son lo máximo, Dios las bendiga a todas y al dolor que tan amablemente nos causan… porque si de mi dependiera, tendría terapia todos los dias solo por disfrutar el dolor.

¿Soy el único al que le gusta el dolor?

written by Saudade \\ tags: , , , ,

Jun 30

Dice el sabio dicho que si uno vive su vida bien, como la debe vivir, en algún momento tendrá que visitar a un ortopedista, pero que si uno la vive mal, al que visitará tarde o temprano será a un cardiólogo. Pues bien, sin ánimo de presumir debo anotar que mi salud cardiovascular es perfecta, tensión arterial de prepúber; triglicéridos, colesterol y demás asesinos en niveles decentes. Esto producto claro está de mi dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas y grasas; consumo de los suplementos correctos como omega-3 (en cantidades industriales), te verde y otros; y mucho ejercicio. Bueno, cuando podía hacerlo.

Digo “podía hacerlo” porque a pesar de todo lo que me cuido, pues nada que hacer, el cuerpo no perdona, y como dijo Alejandro: “All good things must be paid for, either before or after”. El caso es que ya no puedo hacer ejercicio tanto como me gustaría por diversas razones, que no viene al caso explicar en este momento, tal vez en otro nuevo post.

El caso es que en los últimos meses he estado en citas varias con fisiatras, ortopedistas y me han enviado a varias sesiones de fisioterapia, las cuales comienzan siempre con una evaluación completa para ver el estado en el que estoy, y luego si me programan los tratamientos y ejercicios a realizar; he estado en 3 sitios diferentes y lo que más me ha llamado la atención es que en los tres han hecho el mismo comentario cuando empiezo (primero observen la imagen):

Uhm, pero usted tiene como cara de contemplado, no?

Y en cada una de las tres versiones usaron una palabra diferente: “mimado”, “consentido” y “contemplado”; palabra esta última que para los no vallunos es sinónimo de las dos anteriores. Si, si, es raro, pero yo superé la extrañeza de esa palabra hace 15 años.

Lo raro del caso es que yo llego a las terapias con mi mejor poker face, así que no tengo ni la más puñetera idea de porqué me salen con esas… será que las mascotas se parecen a su dueño?



¿O será más bien que la cara es de familia y no me he dado cuenta?

En fin, será seguir yendo a las terapias a que me difamen de esa forma y escuche los comentarios de las fisioterapeutas: “ah es que los hombres si se quejan mucho”, cuando en mi caso nunca digo ni mú y hago todos los ejercicios y estiramientos que me piden. Es más, a mi me encanta el dolor causado por los estiramientos y corrientazos !

written by Saudade

Jun 14

A menos que se tenga una experiencia traumática desde muy temprano, uno al principio siempre tiene fe en la humanidad, uno cree que el hombre es bueno, que Colombia tiene arreglo, que la gente no quiere hacerle daño a sus semejantes.

Luego se da cuenta de la realidad.

A veces, sólo a veces, en la mayoría de las veces nunca, se recupera la fe y uno cree que el ser humano no está podrido hasta los huesos.

El que todavía esté en la etapa uno, que recuerde las masacres de Trujillo en Colombia. El que crea que es falta de educación, le recuerdo que Alemania en 1933 era una de las sociedades más educadas del mundo y 10 años después mataba judíos por camionados. El que crea que es por falta de religión, le recuerdo que las peores masacres y las torturas más descabelladas las han realizado los más religiosos y quien crea que es por exceso de religión le recuerdo los 20 millones de muertos bajo Stalin y a Pol Pot.

El que todavía crea en la bondad intrínseca del ser humano, que termine de ver este video, yo no pude.

Advertencia, es un video REALMENTE triste. No lo vea, en serio, no lo vea. Es crueldad contra los animales, pero fea, gratis, absurda, es tortura.

Sólo lo pongo para quienes creen que los seres humanos en el fondo son buenos. Pero por favor no lo vea.

written by Saudade \\ tags: ,

Jun 12

El problema del mundial es que logra que incluso aquellos que no somos muy fanáticos, nos aficionemos por un mes. En realidad el problema no es ese, el problema es que la mayor parte de las integrantes del sexo femenino de todas las especies parece no entenderlo:

funny pictures

¿Qué podemos hacer nosotros?

written by Saudade \\ tags: , ,

Jun 02

En el lenguaje de los periodistas surgen esporádicamente, como maleza, algunas expresiones que a ellos les parecerán interesantes e ingeniosas, pero que por mala suerte pasan al habla cotidiana y terminan su miserable vida como clichés que nos vemos obligados a escuchar por siempre, ya que cada nuevo periodista parece aprenderlas y añadirlas a su diccionario de estilo junto con el cartón de la universidad.

Cada vez que oigo o leo alguna de estas expresiones algo se muere en mi interior:

  • Direccionar: “El presidente direccionó a su bancada de parlamentarios para que aprueben el paquete de leyes”.

    Mi pregunta sobre esta cacofonía es simple: ¿qué pasó con el verbo DIRIGIR? Qué de malo hizo para que lo relegaran y trajeran a su primo mongólico que no aparece en la RAE (Real academia de la Lengua)?

  • Al interior “Se siente preocupación al interior de la organización”

    Yo no sé si eso será correcto o no, pero me suena tan feo, y sobre todo, es tan cliché; me parece más natural usar cosas como en: “Se siente preocupación EN la organización”. Incluso me parece mejor cambiar la construcción de la oración, pasarla de voz pasiva a una activa: “La organización ESTÁ preocupada por…”

  • Blindar “El gobierno asegura que la economía está blindada frente a una posible recesión económica”.

    Mi queja contra esta expresión es doble: primero, me parece una mala aplicación del término, cuyo significado más natural es “proteger de los efectos de las balas,el fuego, etc”. Si nos vamos a poner a aplicar términos militares a la vida cotidiana, entonces terminaremos con una jeringonza poco natural, además existen palabras que suenan más adecuadas, como la simple PROTEGIDA: “El gobierno asegura que la economía está protegida… ” Mi segunda crítica frente a esta palabra es que cuando se usa es un indicador de que va a ocurrir precisamente lo contrario, si alguien asegura que algo está blindado, esté absolutamente seguro que en un par de meses estarán presentando las excusas de porqué falló. Si el gobierno asegura que la economía está blindada, ahorre, en unos meses la crisis económica estará a toda marcha.

  • Judicializar Este les encanta, no hay noticiero donde no se diga por lo menos unas tres veces; porque como dije, les encanta usarlo, y también porque al ser este un país de cafres (hecho demostrado más que nunca con la recién pasada primera vuelta presidencial) no hay dia en que no judicialicen a algún individuo. Mi problema con este engendro de verbo es que suena horrible, y su sobreutilización exacerba la cacofonía.

Aclaro que la lista no es ni mucho menos exhaustiva, es sólo el resultado de oir radio esta mañana mientras pasaba el aguacero.

¿Qué expresiones periodísticas les molestan?

written by Saudade \\ tags: , , , ,

May 30

written by Saudade \\ tags:

May 24

Les solicito muy gentilmente que, ya que en el post pasado no hubo comments, se desquiten en este.

¿Qué se les viene a la cabeza al ver la foto? ¿Qué título le pondrían?

written by Saudade

May 23

written by Saudade

May 17

En el post anterior comencé con la idea de contar cómo es el proceso a seguir cuando se solicita un permiso a un superior en el Ejército Colombiano.

Todo le sorprende a uno cuando entra al ejército, como les contaba en el post pasado, todo es diferente, es un mundo con sus propias reglas, es como un juego de rol en el que uno comienza nivel 0 y lo sueltan en plena pelea y defiéndase mijo como pueda o si no se lo come el tigre, o mejor aun, lo mordió la vaca, mi lanza.

En el Ejército todo es burocracia, todo tiene un procedimiento. Si usted necesita pedir un permiso por cualquier razón, lo primero que debe saber es que en el Ejército nada se pide, sino que se solicita. Uno nunca dice: “Mi primero, necesito pedirle un favor”, sino “Mi primero, para solicitarle xxxx”, que se abrevia a “Mi primero, pa’tale”. (Primero es la forma de dirigirse a un sargento viceprimero, o primero)

Lo segundo que hay que saber es que, por lo menos cuando uno es cosco (conscripto, recluta, nuevo), uno pide esa clase de permisos al comandante de la compañía, quien suele ser un capitán comemierda a quien uno sólo ve una vez al dia en la formación de la mañana, donde se establece el parte del día y se presentan las novedades.

En ese momento el capitán dice, algún soldado necesita solicitar algo? Uno responde cuadrándose (poniéndose firme) y gritando, “Firme, mi capitán” y corriendo al frente de la compañía para dirigirse directamente al capitán.

Todo eso lo sabíamos porque parte de la instrucción que nos daba el cabo del pelotón consistía en enseñarnos toda esa idiosincrasia castrense, el cabo nos dedicó una mañana completa a que aprendiéramos cómo pedir un permiso:

“Soldados, cuando el capitán pregunte si alguien va a solicitar un permiso, ustedes se cuadran, salen corriendo al frente de la compañía, forman una hilera y ahí el capitán se dirigirá a cada uno de ustedes. Cuando les toque su turno ustedes se cuadran de nuevo y se presentan de la siguiente forma:”

Mi capitán, el soldado XXXXXYYYYYY, que solicita un permiso para ZZZZZZZZZ, se presenta!”

“Y ahí en ese momento, mis soldados, el capitán les podrá hacer más preguntas y conceder o negar el permiso”

A mi me sonaba muy chistosa esa frase. Sonaba muy cortada, para mi sería más natural decir algo así como “Mi capitán, me presento, soy el soldado XXXXX y solicito un permiso para ZZZZZZ”. Pero no, así son las cosas, tocaba hablar en tercera persona y además separar la frase de esa forma tan innatural. Pero bueno, qué se le iba a hacer, así era el Ejército, donde no se conocían precisamente por ser coherentes y lógicos: nos ordenaban hacer aseo y dejar todo pulidito pero no teníamos implementos decentes, ni siquiera una escoba o un trapeador que sirvieran para algo.

Minutos después el cabo nos gritó: “Vamos a ver si entendieron, vamos a hacer una prueba! Quién quiere salir?”. Nadie salió, obviamente, siguiendo una de las normas no escritas del ejército, pero no por no ser oficiales menos sabias: El soldado ni se niega NI SE REGALA.

Quiso mi hado que el cabo me mirara y dijera: “A ver soldado Tamayo, pase al frente y nos muestra como pediría un permiso, PERO MUÉVASE”. Y salgo yo, como no, con las dudas existenciales y gramaticales, sin que se me ocurriera nada digno de pedir permiso, con la incomodidad de hablar en tercera persona y más frente a la horda de tumaqueños que me tocaron como compañeros de curso…

“Permiso mi cabo, el soldado Tamayo… ” (aquí empezó la primera vacilación, no quería decir el soldado Tamayo QUE solicita porque me sonaba horrible, entonces la dudé y cambié el qué por un quien)

“Permiso mi cabo, el soldado Tamayo, quien solicita un permiso para…” (segunda vacilación, no se me ocurría nada que me llevara a pedir permiso de algo… entonces dije, bueno, si es porque mi mamá se enfermó o algo así si pediría un permiso…)

Lo cual me llevó a terminar la frase así:

Permiso mi cabo, el soldado Tamayo, quien solicita un permiso para visitar a su madre, se presenta

Me cuadré en posición de firmes y sonreí con la satisfacción del deber cumplido, esperando las felicitaciones del cabo. Pero lo siguiente que escuché fue la risa de los 42 tumaqueños-pastusos (redundancia, lo sé) del pelotón, a quienes les parecía chistosísimo el que yo fuera capaz de mentarle la madre al cabo en plena instrucción.

Tal como lo oyen. Por andar pensando en tercera persona, tampoco me di cuenta de lo que ustedes probablamente tampoco han notado; pero veámoslo más detenidamente

Permiso mi cabo, el soldado Tamayo, quien solicita un permiso PARA VISITAR A SU MADRE, se presenta

A los soldados les hizo mucha gracia, al cabo, por alguna razón, no. Por más que intenté explicarle porqué dije lo que dije, por mucho que traté de mostrarle que si uno empezaba hablando en tercera persona tenía que seguir así hasta el final, siguió sin hacerle nada de gracia.

Yo voltié mucho en mi año en el ejército, después como buen perroculo aprendí a evadirme y desprenderme de todas las responsabilidades, pero allí estaba todavía demasiado nuevo y pagué mi finesse gramatical con una voltiada de horas y horas y muchas otras de centinela y de aseo.

Tal como la Biblia dice: “las perlas no se deben echar a los cerdos”: en el ejército uno no debe discutir de gramática con los suboficiales.

Por otra parte, tuve mis primeros 15 minutos de gloria en el ejército, mi leyenda se extendió por otros pelotones: yo era el famoso soldado Tamayo, el que se atrevió a arriarle la madre al cabo y burlarse de él en frente de todo el mundo, el que le dijo que quería visitar A SU MADRE.

Yo nunca quise ganar esa inmerecida fama, y créanme que intenté explicarle a todos que gramaticalmente yo no había dicho nada incorrecto y que mi motivación no era burlarme de nadie sino decir las cosas bien. Pero nadie me entendió.

De allí en adelante, siempre que el cabo me decía que pidiera un permiso, decía:

Permiso mi cabo, el soldado Tamayo, que solicito un permiso para visitar mi mamá, se presenta

Así se me revolviera todo por dentro por el atropello al idioma.

Tiempo después aprendería las artes del perroculo y ya no sufriría por esos detalles: ni siquiera tendría que pedir permiso sino que me lo “tomaría por derecha”.

Evadido mi soldado!
– No mi teniente, estaba ayudándole a mi Coronel a imprimir en el computador…

(continuará)

written by Saudade \\ tags: , , ,

May 05

A finales de 1994 ingresé al Ejército Colombiano como soldado bachiller (historia de la cual conté un poco aquí y aquí también). En el año que estuve allí me pasaron las más variopintas anécdotas, que desafortunadamente ya se me están olvidando poco a poco. Por eso quiero contar algunas, porque este blog es, a la larga, una ayuda para la memoria.

El ejército, como cualquier otra institución, tiene su propio lenguaje, cultura, reglas, procedimientos. Es un submundo que para los de afuera es raro, pero que tiene mucho sentido para los de adentro. Por ejemplo, en el ejército uno no pide nada, sino que solicita; uno nunca se regala, pero tampoco se niega (nunca hay que ofrecerse para nada, pero si un superior le dice algo, se hace); nunca hay que ser el primero, pero tampoco el último; el aseo es lo más importante (cosa en la que estoy de acuerdo, pero que lleva a que nos autonombráramos los “hombres de acero”…. “de ACER OFICIO), y la virtud más importante en un soldado no es la valentía, ni el arrojo, ni la obediencia, sino el ser perroculo.

Perroculo es un término intraducible al español, es como una mezcla entre sagacidad, astucia, pero no para el bien sino para el beneficio personal, y sobre todo, para la pereza. Es realmente difícil definirla, es mejor verla en acción:

  • Un soldado perroculo es aquel que, cuando el sargento de la compañía la lleva a hacer aseo (y les encanta ponerlo a uno a barrer calles, recoger hojas, limpiar baños…), misteriosamente “fue a llevarle una razón a mi coronel y por eso no estaba, mi sargento”.
  • Un perroculo es aquel que cuando la secretaria está armando las listas con los horarios de centinela para la semana, le hace la charla y nadie sabe cómo pero termina en el horario de 1800 a 2100 (6 a 9 pm para los que no quieren pensar), mientras que a los demás les toca de 0600 a 1800 (delicioso estar parado 12 horas bajo el sol) o un turno más coqueto como 0000 a 0300 (el famosísimo turno de las putas). Las ventajas del horario de 1800 a 2100 son bien conocidas: es corto, de noche entonces no hace tanta calor ni toca chupar tanto sol, no se trasnocha, y no toca formar para la “recogida” (última formación del día a las 2000)
  • El soldado perroculo es aquel que termina como estafeta de mi coronel o como coductor de mi teniente… así no tiene que formar, come en la casa, se la pasa aberrojeando a la hija del coronel… ustedes me entienden la idea.

Aclaro que todo esto me lo contaron.

El maestro de los perroculos, esa criatura mítica a quien nadie conoció pero que todos tenían un amigo de un amigo que era primo de él, era aquel soldado que prestó servicio militar, pero que jugaba tenis, o golf, o alguna pendejada de esas, y ESTABA EN COMISIÓN DE DEPORTES representando al glorioso ejército Nacional: nunca formó, ni tuvo uniforme, ni comió la asquerosa comida del rancho, sino que se la pasó viajando compitiendo por las FFAA, y al final tuvo la mismo tarjeta militar de primera categoría que los demás. Ese tipo si era un capo.

Lo que distinguía a un perroculo profesional de un simple perezoso como la horda de tumaqueños con quien me tocó vivir era simplemente su inteligencia: no se puede abusar del sistema, es bueno estar en la zona gris pero uno no puede ganarlas todas. Como en la vida, uno debe elegir cuidadosamente las batallas que va a luchar, porque no todas se pueden ganar.

Un simple perezoso no hacía bien su trabajo, por ejemplo dejaba el aseo a medias; un perroculo conseguía librarse del aseo por unos dias, pero no por siempre; cuando le tocaba limpiar un prado de hojas o lavar una hilera de baños, los dejaba inmaculados. De esta forma el perezoso se ganaba la volteada (ejercicio) mientras que el perroculo quedaba como un príncipe.

Un perezoso llegaba tarde los días de permiso y de una quedaba castigado para el siguiente; el perroculo estaba uniformado y formando fusil en mano media hora antes del fin del permiso para no cagar la vara.

Un perezoso se dormía de centinela, algo gravísimo en el ejército que puede acarrear desde una putiada del sargento de guardia, hasta simplemente 2 años de cárcel en cuatrobolas (la cárcel del ejército); pasando por la humillación de formar una semana con fusil de palo.

En cambio un perroculo se esforzaba por tener horarios decentes de centinela, pero cuando le tocaba el turno de las putas (e inevitablemente le tocaría alguna vez) se aprovisionaba del combo café, aspirinas y cocacola y estaba listo para saludar al sargento que pasaba revista de guardia. Era un centinela ejemplar, de esos que a uno le gustaría que le velaran el sueño.

No quiero con esto dejar la impresión de que un perroculo es un vulgar lamesuelas, todo lo contrario, siente un desprecio visceral por la autoridad ignorante (en su fuero interno los cabos siempre serán QUEPOS y los subtenientes SWICHES) y se sabe mejor las reglas del ejército que los propios oficiales: no se trata de luchar contra el sistema y gritar “maldito ejército” como el pobre negro designado para cargar la M60 (pesa más que el demonio), sino luchar contra el sistema SIGUIENDO RELIGIOSAMENTE las reglas. Antes de Mockus, los perroculo ya hablábamos de la “Legalidad Democrática”: la sociedad debe cumplir las reglas y quien intenta salirse de las normas pierde.

El perroculo es, por lo tanto, un profundo egoísta, y por lo tanto feliz, porque la felicidad se basa en el egoísmo, en el primero yo y me importa un pito el resto de la humanidad. El perroculo es un perfeccionista, porque nadie lo puede acusar de descuidado o perezoso o de que haga sus tareas mal; por el contrario, cuando hace algo lo hace mejor que nadie. El punto es que prefiere no hacerlo y dedicar su tiempo a labores que lo hagan más feliz que limpiar letrinas o perder su sueño en una garita de centinela.

El perroculo es, sobre todo, un sabio. Como dice la famosa oración: “Dios, dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar; dame fuerza para cambiar las que puedo cambiar, y dame sabiduría para reconocer la diferencia”, lo más importante en la vida es saber cuándo pelear o no; y cuando toque, hacerlo lo mejor que se pueda.

Este post comenzó con la idea de relatar el proceso de pedir un permiso en el Ejército, pero por lo visto sobre eso hablaré otro dia.

written by Saudade \\ tags: , ,

Apr 08

Que la democracia sea “el menos malo de los sistemas de gobierno” ya es un lugar común. Yo preferiría una democracia limitada a los que pagamos impuestos, o sea a los que nos importa el país en algo, y no a la turbamulta de infelices que se dejan comprar por un tamal. Pero bueno, eso no va a ocurrir, así que no discutamos sobre eso, concentrémonos en lo que tenemos a mano, la terriblemente peurca democracia colombiana.

El colombiano sufre de dos males: no soporta “perder” su voto y no soporta un elegido que sea mejor que él. Analicemos estas dos premisas con cuidado.

1. Un colombiano no vota por el candidato que cree más conveniente, un colombiano vota por el que cree que va a ganar. Absurdo, cierto? O sea uno se pone a pensar en que el candidato que el colombiano cree que va a ganar es aquel a quien las encuentas montan de primero.. y luego piensa en quiénes hacen las encuestas… y llega a la conclusión de que este pais es una completa mierda. Lo cual no está lejos de la realidad (es una completísima mierda)

¿Qué puede hacer uno ante esa insensatez?

2. En la antigua Atenas había una práctica llamada “ostracismo”. Los ciudadanos de Atenas podían votar para que una persona se fuera de la ciudad por 10 años. Lo triste es que condenaron a este castigo a muchos de los más importantes políticos de Atenas, a quienes hicieron más por ella: Temístocles, quien ganó la batalla de Salamina a los persas y salvó a la ciudad; Cimón, compañero del anterior; y a Arístides, cuyo caso fue particularmente triste.

Arístides era un político tan, pero tan puro, que todo el mundo sabía que era incorruptible. Era tan justo que lo eligieron para que calculara los impuestos que debía pagar todo el mundo, Y NADIE SE QUEJÓ. Era tan justo, que la gente le decía como sobrenombre: “el Justo”.

Arístides el Justo.

Ese mismo Arístides fue condenado al ostracismo. Cuenta la leyenda que un ciudadano analfabeta se acercó a Arístides el dia de las votaciones y le pidió que le ayudara a escribir un nombre porque quería que le aplicaran el castigo del ostracismo a esa persona.

Este infeliz analfabeta no reconoció a Aristides y le pidio que escribiera ese nombre para que fuera desterrado. Arístides sorprendido le preguntó que porqué quería votar en contra de esa persona y le responde el mentecato: “es que estoy cansado de que le digan el Justo”

Y a Arístides lo desterraron de Atenas.

Cualquier parecido con la realidad Colombiana es pura coincidencia.

Antanas Mockus, el mejor candidato que ha habido en muchos años a la presidencia de Colombia, aquel que inició el proceso de transformación de Bogotá, ahora tiene un buen chance de convertirse en el próximo presidente. Pero mucha gente no vota por él aduciendo dos razones que consideran muy válidas: “no, es que él no va a ganar” o “es que el tipo es muy inteligente”

Y después me preguntan que porqué creo que este país es una completísima mierda y porqué la única salvación para nosotros es un bombardeo con bombas de neutrones.

written by Saudade \\ tags: , , , ,

Mar 10

Le preguntaron cierta vez a Uwais, el Sufí: «¿Qué es lo que la Gracia te ha dado?».

Y les respondió:«Cuando me despierto por las mañanas, me siento como un hombre que no está seguro de vivir hasta la noche».Le volvieron a preguntar:«Pero esto ¿no lo saben todos los hombres?».

Y replicó Uwais: «Sí, lo saben, Pero no todos lo sienten»

Estoy seguro que yo lo siento.

Y a veces no sé si es una bendición al no permitirme autoengañarme con cuentos y florecitas… o una maldición al darme cuenta que es un tic tac que corre inexorable.

written by Saudade

Mar 03

¿Por qué tanta delicadeza, tanta ternura al comienzo de nuestro amor?
¿Por qué tantos cariños, tantas delicias después?
y por que hoy tu único placer es desgarrar mi corazón
¿ Por qué?

Embriágate hermano mío , con todos los perfumes, músicas y colores.
Da tus caricias a todas las mujeres.
Recuerda que la vida es breve y que pronto
volverás a hundirte en la tierra como el agua

Si estás ebrio, eres feliz.
Si contemplas a tu bienamada de rosadas mejillas, eres feliz.
Si sueñas que no existes, eres feliz,
porque la muerte es igual a la nada.

Recibí el golpe esperado. Mi bienamada acaba de abandonarme.
Mientras la tuve, era fácil despreciar el amor y exaltar todos los renunciamientos.
Cerca de tu bienamada ,que solo estabas!
¿Comprendes? Se fue para que tú pudieras refugiarte en ella…

¿Cuándo nací?¿Cuándo moriré?
Nadie recuerda el día de su nacimiento ni es capaz de prever el de su muerte.
¡Ven dócil bienamada!
Quiero olvidar en la embriaguez el dolor de nuestra ignorancia.

written by Saudade

Feb 21

Nada es fijo, nada es permanente, todo cambia, todo fluye, no se puede dar nada por sentado, no se puede estar seguro de nada, no se puede contar con nada ni con nadie.

Aferrarse, amarrarse, apegarse a cualquier hecho, persona, creencia, animal o cosa es el camino más seguro y corto para la infelicidad. Estamos hechos para buscar vínculos, para tratar de asegurar algo, para tratar de creer en algo, pero a la vez eso es lo que nos hace infelices.

Todo lo que hacemos tiene consecuencias, todo lo que pensamos también, si son malas, se pagan, si son buenas, nos encadenan para tratar de recibir más cosas buenas… entonces por donde lo veamos estamos atados al resultado de nuestras acciones… por siempre.

La respuesta no es entonces dejar de hacer cosas, la respuesta ya la dio el Gita: “no apegarse a los frutos de las acciones”

La única forma de ser feliz es siendo libre, sabiendo que todo es temporal, que todo acaba, que todo cambia, que nada es seguro. Sólo se disfruta lo que se sabe que se perderá en algún momento. Si se tuviera por siempre aburriría.

Como dijo Stendhal: “Una mujer nunca ama más a su amante que cuando sabe que está a punto de perderlo”. Pero yo no hablo del amor, hablo de todo, de la vida. Muchas veces he escrito sobre mi anterior miedo a la muerte, sobre mi terror a la eternidad, pero ya no me asusta, ya no me duele.

Cuando muera seré tan feliz como en los incontables eones de tiempo que ocurrieron antes de que naciera. Cuando muera será como cuando duermo: “no sé donde estoy y no me importa, porque no soy consciente de nada”

Recién graduado me hicieron pruebas psicotécnicas y la psicóloga muy preocupada me dijo que un rasgo muy fuerte de mi personalidad, en grado extremo, era mi despreocupación, literalmente me dijo: “a usted no le importa realmente nada”.

Por mucho tiempo paradójicamente me preocupé mucho por esa afirmación, pero con el paso de los años me he dado cuenta que no se me puede hacer mejor cumplido.

Antes no lo entendía, pero ahora es claro: La única forma de ser feliz es siendo libre. La única forma de apreciar algo es sabiendo que dura muy poco. La única forma de ser feliz en la vida es comparando el lapso que estamos, con el infinito que no estaremos.

written by Saudade

Feb 07

Por cosas del destino cayó a mis manos cuando tenía unos 10 años un ejemplar de las 50 o las mejores 100 poesías de la lengua castellana y lo devoré como devoraba y devoro todo lo que caiga a mis manos y se pueda leer.

Incluso desde esa época no me gustaba de a mucho la poesía, normalmente me aburre. Pero reconozco que la buena es buena, y llega al alma, como los haikus, como los tankas japoneses, como la incomparable poesía de Constantinos Cavafis.

En ese libro había mucha poesía rara, elegías a muertos que ya no le importaban a nadie (lo cual me enseño desde muy niño la futilidad de la vida), sonetos con lenguaje arcaico, romances de otras épocas. Pero también encontré muchas buenas, como la que dice “Poderoso Caballero es don Dinero”, o las famosas “Coplas a la muerte de su padre” de Jorge Manrique.

La que les voy a mostrar ahora es de esas, de las buenas.

Yo leí el siguiente romance a esa tierna edad y aunque me pareció chévere, la verdad no lo comprendí realmente, no vi su significado ulterior. De la misma forma como alguien, creo que Tolstoi, dijo que uno no debería escribir novelas antes de los 40 años porque todavía no tiene suficiente experiencia en la vida, uno no debería leer ciertas cosas sino hasta el momento en que las entienda realmente.

Pongamos el romance en su forma original y luego hagámosle la disección a la luz de la experiencia. Léanlo con calma y sobre todo llevando el ritmo en la cabeza, es fundamental para que “suene” bonito:

Servía en Orán al Rey
Un español con dos lanzas,
Y con el alma y la vida
A una gallarda africana,

Tan noble como hermosa,
Tan amante como amada,
Con quien estaba una noche
Cuando tocaron al arma.

Trescientos Zenetes eran
Deste rebato la causa;
Que los rayos de la luna
Descubrieron las adargas;

Las adargas avisaron
A las mudas atalayas,
Las atalayas los fuegos,
Los fuegos a las campanas;

Y ellas al enamorado,
Que en los brazos de su dama
Oyó el militar estruendo
De las trompas y las cajas.

Espuelas de honor le pican
Y freno de amor le para;
No salir es cobardía,
Ingratitud es dejarla.

Del cuello pendiente ella,
Viéndole tomar la espada,
Con lágrimas y suspiros
Le dice aquestas palabras:

«Salid al campo, Señor,
Bañen mis ojos la cama;
Que ella me será también,
Sin vos, campo de batalla.

»Vestíos y salid apriesa,
Que el general os aguarda;
Yo os hago a vos mucha sobra
Y vos a él mucha falta.

»Bien podéis salir desnudo
Pues mi llanto no os ablanda;
Que tenéis de acero el pecho
Y no habéis menester armas.»

Viendo el español brioso
Cuánto le detiene y habla,
Le dice así: «Mi señora,
Tan dulce como enojada,

»Porque con honra y amor
Yo me quede, cumpla y vaya,
Vaya a los moros el cuerpo,
Y quede con vos el alma.

»Concededme, dueña mía,
Licencia para que salga
Al rebato en vuestro nombre,
Y en vuestro nombre combata.»

Para que no se me aburran por lo largo del post y para estimular la interacción lector-escritor vamos a hacer un ejercicio: escriban lo que piensan del poema, y cuando lleguemos a 15 comentarios pongo el post con mi interpretación actual del mismo.

🙂

written by Saudade \\ tags:

Feb 04

De las cosas que más me enorgullezco es de haber hecho el siguiente descubrimiento, en el post “Ah, pues claro!”:

Reflexión mientras me ducho y leo los envases de champú:

Cómo no van a ser intensas, por el amor de Dios, sería imposible que no fueran intensas, si todos los días se echan en la cabeza cosas que dicen: “Castaños INTENSOS”, “Negros INTENSOS”, etc…

¿Será una conspiración por parte de los fabricantes?

Ahora bien, uno de los mejores comics que he leído en mi vida y que muestra la relación subyacente entre la religión y la psique femenina (tomado del excelente sitio www.wulffmorgenthaler.com):

La pura verdad

written by Saudade

Jan 29

De la siguiente caricatura vi solo las tres primeras viñetas y me dió una mezcla de risa y pesar… luego vi el resto y aunque es bueno, no supera lo que sentí al ver las primeras solamente.

No perder de vista la primera parte de este post

written by Saudade

Jan 19

No creo en los propósitos de año nuevo. No creo en esas decisiones ridículas tomadas a la luz de la emoción que implica pensar en que “se acabó” el año. No creo que el año nuevo, vida nueva y tenemos una nueva oportunidad para ahora si vivir sin cagarla.

Me rio mucho de las gordas que intentan “este año si” bajar de peso, de los que “ahora si” van a salir de deudas, de los que quieren superarse, viajar, estudiar, casarse, divorciarse, comprar casa, comprar carro, aprender otro idioma, ad nauseaum.

Prueba de eso es que a estas alturas la abrumadora mayoría de los semovientes que conforman la raza humana ya han olvidado sus buenos propósitos y siguen con su inercia típica. Los gimnasios que el 4 de Enero estaban invadidos de gordas haciendo cardio ya recuperaron su ocupación habitual, para dar un ejemplo.

Una ocupación chistosa en estos días es preguntarle a alguien: ¿Oye, como van tus propósitos de año nuevo? y ver las caras de “ups” mientras piensan una excusa.

Como dice el sabio y antiguo refrán: “Ni en lágrima de mujer, ni en cojera de perro, NI EN RESOLUCIONES DE AÑO NUEVO HAY QUE CREER”

Estos son mis propósitos de año nuevo, para que puedan burlarse de mí con conocimiento de causa:

  • No comprar más libros sobre Alejandro
  • No comprar más zapatos
  • Tener perfecta forma siempre que haga peso muerto
  • Pesar 80 kg con un porcentaje de grasa del 8%
  • Terminar LA PUTA TESIS

Alguna sugerencia? Puede ser algún propósito que crea conveniente, o consejos de cómo lograrlos.

written by Saudade

Dec 17

La paradoja del condenado es un problema de lógica que por lo menos para mí no tiene solución.

Estaba un condenado a muerte y su juez le dice: “Su ejecución será por sorpresa cualquier dia de este mes. Sólo sabrá si será ejecutado por la mañana del dia elegido. Así que cada noche usted se acostará sin saber si el siguiente dia será el último que pasará sobre la Tierra.”

El prisionero volvió a su celda a meditar en su destino. Algunas horas después, descubrió la contradicción en la condena: Diciembre tiene 31 dias, así que si llega la noche del 30 y todavía estoy vivo, eso indica que a la mañana siguiente me informarán que ese dia, 31 de Diciembre, me ejecutarán, Y POR LO TANTO NO SERÁ UNA SORPRESA. De modo que el 31 de Diciembre no será mi ejecución.

Unos minutos después pensó: Un momento, pero si el 31 de Diciembre no puede ser mi muerte, entonces el 30 tampoco, porque si llega la noche del 29 y todavía estoy vivo, eso quiere decir que a la mañana del 30 me informarán que ese dia es mi muerte (por aquello de que no puede ser el 31), por lo tanto, tampoco será una sorpresa para mí. Eso quiere decir que el 30 no puede ser mi muerte.

Con un razonamiento similar siguío por todos los dias de diciembre: 31, 30, 29, 28, etc hasta que llegó a la conclusión de que ningún día podrían ejecutarlo por sorpresa. Con esto en mente se acostó a dormir el sueño de los justos.

LMe ejecutaron por sorpresa un dia cualquiera, digamos el 21 de Diciembre.

written by Saudade

824846 pages viewed, 199 today
374544 visits, 79 today
FireStats icon Powered by FireStats
%d bloggers like this: