Apr 08

Que la democracia sea “el menos malo de los sistemas de gobierno” ya es un lugar común. Yo preferiría una democracia limitada a los que pagamos impuestos, o sea a los que nos importa el país en algo, y no a la turbamulta de infelices que se dejan comprar por un tamal. Pero bueno, eso no va a ocurrir, así que no discutamos sobre eso, concentrémonos en lo que tenemos a mano, la terriblemente peurca democracia colombiana.

El colombiano sufre de dos males: no soporta “perder” su voto y no soporta un elegido que sea mejor que él. Analicemos estas dos premisas con cuidado.

1. Un colombiano no vota por el candidato que cree más conveniente, un colombiano vota por el que cree que va a ganar. Absurdo, cierto? O sea uno se pone a pensar en que el candidato que el colombiano cree que va a ganar es aquel a quien las encuentas montan de primero.. y luego piensa en quiénes hacen las encuestas… y llega a la conclusión de que este pais es una completa mierda. Lo cual no está lejos de la realidad (es una completísima mierda)

¿Qué puede hacer uno ante esa insensatez?

2. En la antigua Atenas había una práctica llamada “ostracismo”. Los ciudadanos de Atenas podían votar para que una persona se fuera de la ciudad por 10 años. Lo triste es que condenaron a este castigo a muchos de los más importantes políticos de Atenas, a quienes hicieron más por ella: Temístocles, quien ganó la batalla de Salamina a los persas y salvó a la ciudad; Cimón, compañero del anterior; y a Arístides, cuyo caso fue particularmente triste.

Arístides era un político tan, pero tan puro, que todo el mundo sabía que era incorruptible. Era tan justo que lo eligieron para que calculara los impuestos que debía pagar todo el mundo, Y NADIE SE QUEJÓ. Era tan justo, que la gente le decía como sobrenombre: “el Justo”.

Arístides el Justo.

Ese mismo Arístides fue condenado al ostracismo. Cuenta la leyenda que un ciudadano analfabeta se acercó a Arístides el dia de las votaciones y le pidió que le ayudara a escribir un nombre porque quería que le aplicaran el castigo del ostracismo a esa persona.

Este infeliz analfabeta no reconoció a Aristides y le pidio que escribiera ese nombre para que fuera desterrado. Arístides sorprendido le preguntó que porqué quería votar en contra de esa persona y le responde el mentecato: “es que estoy cansado de que le digan el Justo”

Y a Arístides lo desterraron de Atenas.

Cualquier parecido con la realidad Colombiana es pura coincidencia.

Antanas Mockus, el mejor candidato que ha habido en muchos años a la presidencia de Colombia, aquel que inició el proceso de transformación de Bogotá, ahora tiene un buen chance de convertirse en el próximo presidente. Pero mucha gente no vota por él aduciendo dos razones que consideran muy válidas: “no, es que él no va a ganar” o “es que el tipo es muy inteligente”

Y después me preguntan que porqué creo que este país es una completísima mierda y porqué la única salvación para nosotros es un bombardeo con bombas de neutrones.

written by Saudade \\ tags: , , , ,

816476 pages viewed, 278 today
371685 visits, 114 today
FireStats icon Powered by FireStats
%d bloggers like this: