Jan 25

Quienes debemos manejar un carro diariamente por las calles de Cali sabemos que el tráfico es una completa mierda. Cuando yo llegué a Cali, unos 15 años atrás, todo el mundo hablaba maravillas del civismo y la cordialidad de las gentes, incluso se veía como ejemplo de cultura el que la gente hiciera fila para tomar un bus. Desafortunadamente cuando yo llegué ya estaba en su esplendor la cultura traqueto-lavaperra, entonces para mi ese cuento de la Cali bonita y cívica no pasa de ser una leyenda urbana.

De igual manera para nosotros recién llegados era muy curioso ver que los buses tenían nombres de colorcitos: “Blanco y Negro”, “Azul Plateada”, “Amarillo Crema” y “Papagayo” entre otros. Lo que no sabíamos era que los buses y taxis en Cali son los enviados del averno, los envía Beelzebú desde la séptima paila para delicias de todos los caleños.

No voy a hablar del deterioro evidente de Cali como ciudad en los últimos 4 alcaldes, enfoquémonos específicamente en el tránsito.

Las calles son un asco. En innumerables ocasiones he estallado llantas, doblado rines y afortunadamente nunca me he accidentado por culpa de un hueco pero si lo he visto y oído en otros. Los carros de desajustan y suenan como catre de pobre, no hay amortiguadores ni suspensión que aguante 6 meses en Cali.

Hace infinidad de años, se inventaron el MIO, que es como el Transmilenio en Bogotá con la diferencia de que llevan retrasando su inauguración no se cuántos años, y han tenido que abrir calles, pavimentar, volver a abrir porque se les olvido otra cosa, han hecho puentes con el peralte pal lado que no es (no me lo estoy inventando) y todos felices.

Pero eso es lo de menos, eso tiene arreglo.

Lo que no tiene arreglo es la gente.

Siempre que pienso en Colombia y específicamente en Cali recuerdo un chiste malo que escuché alguna vez, perdonen lo malo pero es esencial para entender el resto de la historia:

“Un ángel le decía a Dios, un poco preocupado por el tratamiento que le daba a Colombia: ‘Señor, pero porqué tantas consideraciones con Colombia’; y procedía a enumerarle todas las cosas esas por las cuales los colombianos sacamos pecho como si nos las mereciéramos, como el café, el petróleo, los pisos térmicos, los dos océanos, y demás estupideces… a lo que el altísimo respondía: ‘Es que espere y verá la clase de hijodeputas que voy a poner a vivir allí'”

Y es que ustedes vieran la clase de hijueputas que le toca ver a uno diariamente manejando.

Empecemos con el transporte público: buses, busetas, colectivos, taxis. Parece que para darles pase la brutalidad es requisito indispensable.

Miren esta belleza, el semáforo en rojo, y el bus donde está?

Ahora miren este video, donde se ve un bus de servicio público que toma una ruta que no debe, se vara (el 90% de los trancones son causados por un vehículo público varado), queda atravesado en plena vía y obliga a que todos tengan que pasarle por el lado, incluyendo al pobre bus de transporte escolar.


 

 

Pero como los conductores particulares no se quedan atrás, miren esta señora, que toma el carril reservado al MIO, pero lo toma EN CONTRAVÍA, sin importarle nada, y cuando llega al semáforo se lo pasa en ROJO y gira a la izquierda, pasando a centímetros de un carro que viene subiendo.


 

 

Pero no le echemos la culpa solamente a la señora, miren un cruce normal en Cali:

 

A mí me dan ganas de ponerle una veladora a San Adolf Hitler, patrón de los que tenemos que vivir con esta sarta de imbéciles. Ven a mi rápido, limpieza racial.

Ah pero Colombia es Pasión, no?

written by Saudade \\ tags: , , ,

850724 pages viewed, 432 today
384139 visits, 178 today
FireStats icon Powered by FireStats
%d bloggers like this: